¿Toleraban los griegos y los romanos a quienes solo adoraban a algunos de sus dioses?

¿Toleraban los griegos y los romanos a quienes solo adoraban a algunos de sus dioses?

¿Los griegos y los romanos adoraban a todos sus dioses, o estaba permitido adorar solo a algunos de ellos (por ejemplo, solo en Diana, Júpiter, Apolo, Mercurio, etc.)?

{Parece que estaba permitido adorar a algunos de los dioses. Era un tema común para los gobernantes paganos obligar a los cristianos a ofrecer incienso a un dios específico, por ejemplo, a Mercurio, Apolo o Júpiter, "que era particularmente adorado en Creta" (fuente). Se sabía que los efesios eran adoradores "de la gran Diana y de la descendencia de Júpiter" (Hechos 19:35). En otros casos, los cristianos se vieron obligados a "ofrecer al dioss [plural] el incienso que se les debe "(fuente).}

Una pregunta relacionada: para aquellos que adoraban solo a algunos de ellos, ¿pensaban que los otros dioses que no adoraban eran incompatibles con los suyos? ¿Consideraron favorablemente a los otros dioses?

{Parece que podrían haberlo hecho, ya que San Pablo descubrió que los atenienses tenían "un altar ... en el que estaba escrito: Al Dios desconocido [αγνώστω θεώ]" (Hechos 17:23).}

En otras palabras: ¿Toleraban a los que solo adoraban a algunos de sus dioses? Si es así, ¿los griegos o los romanos estimaban la tolerancia y la pluralidad de dioses (politeísmo) más que los propios dioses? Si no, ¿hubo una "ortodoxia" en la mitología griega y romana? ¿Y quién determinó qué historias de mitos o dioses eran ortodoxos?


¿Toleraban a los que solo creían en algunos de sus dioses?

No veo cómo es posible, ¿cómo se creer ¿En, digamos, Marte pero no en su padre Júpiter? Marte es definido como hijo de Júpiter! Dado que el panteón griego / romano es una familia disfuncional obsesionada con el sexo, los celos y la violencia, no tiene sentido que una persona negar divinidad de cualquier miembro de la familia, pero mucho sentido para adorar a un específico personaje.

Esencialmente, los dioses eran el análogo celestial del patrocinio: si uno muestra lealtad a otro patrón / dios, el propio se enojará más que el otro complacido, pero si uno denigra a otro patrón / dios, el otro se enojará más que el propio complacido. . Por tanto, la posición racional es "Sirvo a mi propio dios pero no me levanto contra otros".

¿Los griegos o los romanos estimaban así la tolerancia y la pluralidad de dioses (politeísmo) más que los propios dioses?

No veo cómo se puede usar "tolerancia" y "griegos o romanos" en la misma oración. La tolerancia de un adorador de Júpiter hacia un adorador de Marte es similar a la tolerancia mutua de los fanáticos de Star Trek que admiran diferentes personajes. Feliz y despiadadamente se unirán contra un tolkienista. :-)

Los monoteístas (como judíos y cristianos) niegan en masa a todos los dioses "paganos". La Deidad que adoran está completamente fuera de la narrativa griega / romana.

Las demandas que menciona (ofrecer incienso a un dios específico adorado en este lugar en particular) se basan en la idea de que la negativa ofenderá a la multitud que observa los procedimientos y hará que la próxima ejecución sea aún más justificada a sus ojos.


Aquí hay un gran problema de definición.

Las culturas a las que hace referencia no establecen una distinción entre la iglesia y el estado. Negarse a ofrecer incienso al dios patrón del estado era negar la legitimidad del estado. Una metáfora podría ser que rechazar el incienso era como negarse a pagar impuestos: Dios y el estado se merecían lo que les correspondía.

En general, a estas culturas politeístas no les importaba a quién adorabas, pero sí les importaba si negabas abierta y públicamente que existía el dios patrón; era un acto de desobediencia civil que ninguna sociedad podía ignorar.

La intolerancia no eran los politeístas, eran los cristianos primitivos, que se negaban a reconocer que la adoración y participación de su vecino en el estado era legítima. Los cristianos primitivos negaban los rituales públicos y se negaban a participar en actividades comunitarias impulsadas por el gobierno. Esa intolerancia se convirtió en un castigo civil.

Nota al margen: es incorrecto llamar "pagana" a la religión patrocinada por el estado; la religión pagana connota un ritual religioso rural / inculto.

Aparte: Hay una buena presentación de una pregunta relacionada: ¿El Gran Ejército Pagano persiguió a los cristianos? Era diferente, panteón politeísta diferente, pero la misma confusión sobre el concepto de tolerancia.


Actualizar

Para responder a su pregunta, si "no hicieron una distinción entre la iglesia y el estado", eso también parecería implicar que el estado es un dios. ¿Es eso cierto? la respuesta es no. le etat cest moi per Louis XIV puede ser la analogía apropiada una vez que los emperadores se convirtieron en la norma. "El estado", tal como lo conocimos en la posiluminación, no lo era del todo. Y en el caso de Roma, una vez que Julio César y la época imperial superaron definitivamente a la República, el vínculo entre el Emperador y el Estado se hizo más pronunciado.

Esa es una pregunta razonablemente sutil y merece una respuesta que esté mejor razonada y mejor investigada de lo que soy capaz de hacer (particularmente en este momento). Creo que, en general, no estarían de acuerdo con que el estado era un dios, pero que estarían de acuerdo en que el estado solo podría sobrevivir con la cooperación activa y el patrocinio de un dios. Creo que el 95% de la población estaría de acuerdo en que los dioses controlan las fuerzas invisibles que son responsables del éxito o fracaso de cualquier cosa más allá del control humano. Cada estado / polis / entidad cívica / institución fue patrocinada por un dios. La institución floreció con el favor del dios y sufrió por la ira del dios.

Voy a hacer una amplia analogía aquí: esto no se mantendrá para el análisis, y de ninguna manera quiero faltarle el respeto, pero imagínense que hubiera un grupo étnico en los Estados Unidos de hoy en día que se negaron a decir el juramento de lealtad, a rendir deferencia normal a la bandera, se negaron a participar en los procesos judiciales porque incluían la bandera, se negaron a ingresar a los edificios públicos que exhibían la bandera, se negaron a enviar a sus hijos a las escuelas públicas (porque la escuela muestra la bandera). Este grupo, bajo pena de enjuiciamiento, no realizaría ni los más mínimos actos de respeto a la bandera (levantarse, saludar, etc.). Imagínese que rechazaban los compromisos de grupos como los Testigos de Jehová que encuentran posiciones de compromiso que respaldan al estado mientras rechazando las prácticas que encuentran idólatras. Tal grupo estaría sujeto a un gran escrutinio para tratar de comprender su desprecio por nuestro símbolo compartido. Los primeros cristianos rechazaron los símbolos cívicos de sus vecinos; fueron aún más lejos y afirmaron que el respeto por los símbolos nacionales era idólatra y pecaminoso y ponía en peligro el alma eterna.

Como dije, esta no es una metáfora precisa: hoy nadie cree que la felicidad de la bandera sea necesaria para la prosperidad nacional. Pero si tal grupo existiera (y yo soy no interesado en ejemplos o contraejemplos), ellos serían los intolerantes, no la bandera ondea.

Esto se está alejando rápidamente de la historia.


Esta cita, de Giuseppe Ricciotti La era de los mártires: el cristianismo de Diocleciano (284) a Constantino (337), parece responder a muchas de mis preguntas simultáneamente:

  1. … Toda la enseñanza politeísta [de los romanos] estaba siendo transformada. Ya unos cincuenta años antes de Diocleciano [C. 284], inconscientemente se había creado una especie de confederación jerárquica que reunía las innumerables deidades en una lista y las ponía a todas bajo un solo dios supremo. La gente preguntaba ¿a qué sumaban realmente todos estos dioses y diosas, tan diversos y a menudo tan contradictorios? ¿Eran una gran multitud de deidades que gobernaban el universo, cada una independiente de la otra? O tal vez hubo un quid unum que era común a todos ellos? Si lo hubiera, entonces ¿tal vez todos podrían reducirse a un principio supremo tan abarcador? Tales preguntas no condujeron realmente al monoteísmo. Los filósofos buscaron encajar todas estas deidades en un sistema que fuera razonable, compacto y armonioso. Intentaban construir una pirámide sólida con un solo vértice.

  1. Fueron muchos los que recibieron esta solución con gratitud y agregaron pruebas y ejemplos de la propia naturaleza. Bastaba con levantar los ojos al cielo y considerar la función del sol en el mundo material. ¿No animó todo? ¿No fue el gran dador de luz y vida? Otras fuentes de vida y energía se encontraban en la naturaleza, pero todas derivaban de la fuente suprema del sol, sin la cual todo caería en la inercia, en la oscuridad y la muerte. Estas fuentes menores estaban subordinadas a la fuente más alta y actuaban como tantos espejos que reflejaban más o menos fielmente la luz más grande y no se diferenciaban sustancialmente de ella.
    Lo mismo era cierto, decían, en el mundo de los dioses. Había muchos dioses y diosas, pero todos eran reflejos parciales del dios supremo Sol y todo lo que se pudiera predicar de ellos, en último análisis, también se podría predicar de Sol.
    El emperador Aureliano había sido un entusiasta partidario del culto a Sol. Hijo de una sacerdotisa de Sol, había construido en Roma, en 274, un suntuoso templo para Deus Sol dominus imperii Romani, uniendo en este dios a los diferentes dioses del sol de los griegos y los orientales (Helios, Baal) y colocándolos en el panteón romano oficial. Él mismo, como emperador, era el representante de este dios con el título Deus et Dominus y se mostró en monedas en el acto de recibir un globo terráqueo de Sol, para indicar su dominio mundial.
    Esta vinculación del Emperador con el dios sol, a menudo identificado o confundido con Apolo, se prolongó durante mucho tiempo; incluso Diocleciano, cuando mató a Aper, llamó al dios Sol como testigo de su propia inocencia (párr. 2). Al hacerlo, no negó a los dioses romanos encabezados por Júpiter. Júpiter parecía más adecuado para los asuntos políticos y el propio Diocleciano eligió más tarde el nombre de Júpiter (párr. 5), mientras que el asunto judicial de la condena de Aper fue más adecuado para Sol, la fuente de toda la luz. Los dos dioses, en cualquier caso, eran muy parecidos y la estrella más grande de la naturaleza se correspondía con el dios más grande del panteón romano.

Respecto a la tolerancia, ibídem. §30 dice:

  1. ... Durante los primeros años de su gobierno [de Diocleciano] no tuvo hostilidad hacia las religiones que no eran romanas y, de hecho, las miró con esa antigua tolerancia romana que derivaba en parte del escepticismo teórico y en parte de la prudencia práctica.

Es muy posible encontrar a los antiguos griegos y romanos discutiendo este mismo asunto. Mi opinión de aficionado es que era una especie de juego de salón favorito tratar de mapear los dioses de una civilización con los de otra, y tal vez descubrir otros nuevos. Proporcionaré varios ejemplos de esto de Herodoto. La gente es bastante escéptica con respecto a Herodoto en términos de precisión fáctica, pero creo que podemos aceptar que su trabajo representa al menos la opinión de un griego influyente. Voy a partir de esta copia en la web.

Respecto a los escitas:

Ellos adoran sólo a los siguientes dioses, a saber, Vesta, a quien reverencian más que todos los demás, Júpiter y Tellus, a quien consideran la esposa de Júpiter; y después de estos Apolo, Celestial Venus, Hércules y Marte. Estos dioses son adorados por toda la nación: los escitas reales ofrecen sacrificios igualmente a Neptuno. En la lengua escita, Vesta se llama Tabiti, Júpiter (muy correctamente, a mi juicio) Papaeus, Tellus Apia, Apollo Oetosyrus, Celestial Venus Artimpasa y Neptune Thamimasadas. No usan imágenes, altares o templos, excepto en el culto a Marte; pero en su adoración los usan.

Los persas:

Las costumbres que sé que los persas deben observar son las siguientes: no tienen imágenes de los dioses, ni templos ni altares, y consideran que su uso es un signo de locura. Creo que esto se debe a que no creen que los dioses tengan la misma naturaleza que los hombres, como imaginan los griegos. Su costumbre, sin embargo, es ascender a las cumbres de las más altas montañas, y allí ofrecer sacrificio a Júpiter, que es el nombre que dan a todo el circuito del firmamento. También ofrecen al sol y a la luna, a la tierra, al fuego, al agua y a los vientos. Estos son los únicos dioses cuya adoración les ha llegado desde la antigüedad. En un período posterior comenzaron a adorar a Urania, que tomaron prestado de los árabes y asirios.

Asirios:

Una mujer que una vez ha tomado asiento no puede regresar a casa hasta que uno de los extraños le arroje una moneda de plata en el regazo y la lleve consigo más allá de la tierra santa. Cuando lanza la moneda, dice estas palabras: "La diosa Mylitta te prosperará". (Los asirios llaman a Venus Mylitta).

Los Massagetae (que aparentemente eran nómadas de la estepa asiática):

El único dios que adoran es el sol, ya él le ofrecen el caballo en sacrificio; bajo la noción de dar al más rápido de los dioses la más rápida de todas las criaturas mortales.

Y los etíopes:

Los únicos dioses adorados por los habitantes son Júpiter y Baco, a quienes se rinden grandes honores. Hay un oráculo de Júpiter en la ciudad, que dirige las expediciones guerreras de los etíopes; cuando manda van a la guerra, y en cualquier dirección que les manda marchar, allí mismo llevan las armas.

Herodoto al menos parece tener un sentido muy amplio de la cantidad de dioses, parece alegrarse del descubrimiento de nuevos y nuevos rituales para hacer sacrificios, y cree que otras culturas tienen buenas ideas sobre la religión y poderosas conexiones con los dioses. . Parece juzgar que aquellos que limitan estrictamente el número de dioses están un poco atrasados, quizás perdiéndose alguna realización posible en una práctica religiosa más amplia. Dicho esto, parece que todas las ciudades y quizás todas las personas tenían un subconjunto de deidades por las que eran parciales, y considerando las innumerables deidades de la naturaleza (como cada río) sería imposible adorarlas a todas.

Como han dicho otras personas que han respondido, parece que siempre hubo lugar para más dioses, pero tal vez fue de mala educación sugerir que algún dios no existía.


La antigua Grecia siempre estuvo dividida en reinos ciudad-estado autónomos. Las personas de cada uno de estos tenían su propia cultura distinta y rastreaban la descendencia con un dios en particular o cualquier otra figura como un héroe. En consecuencia, creían que la deidad de su ciudad protege y ayuda a desarrollar su ciudad. Por eso adoraban principalmente a los dioses de su propia ciudad.

Sin embargo, al igual que un cristiano visitaría cualquier iglesia antigua en otra ciudad, perteneciente a cualquier otra secta del cristianismo, de manera similar la gente adoraba al dios de un lugar cuando visitaba ese lugar, de la misma manera en que los turistas de todas las religiones visitaban la Basílica de la Sagrada Familia. en España.

Otra cosa importante es que las personas que pertenecen a profesiones particulares (a menudo una profesión familiar durante generaciones sucesivas) adorarían al dios de su profesión particular. Marineros adorados Poseidón, mientras que los estudiantes, científicos y filósofos adoraban Atenea. Si fueras a su casa, te sugerirían que rezaras o dieras ofrendas a su dios antes de hacer su trabajo particular. Como si pudieran pedirte que ores una vez para Aries antes de ir a la guerra.

La conclusión: no podía haber sido obligar a uno a rezar u ofrecer ofrendas solo a ciertos dioses. Sin embargo, se te podría sugerir que ores uno sobre el otro. A menudo, también se basaba en el gusto personal por un dios.


Pederastia en la antigua Grecia

Pederastia en la antigua Grecia era una relación romántica socialmente reconocida entre un hombre adulto (el erastes) y un hombre más joven (el eromenos) generalmente en su adolescencia. [2] Fue característico de los períodos arcaico y clásico. [3] La influencia de la pederastia en la cultura griega de estos períodos fue tan penetrante que se la ha llamado "el principal modelo cultural para las relaciones libres entre ciudadanos". [4]

Algunos eruditos ubican su origen en el ritual de iniciación, particularmente los ritos de paso en Creta, donde se asoció con la entrada en la vida militar y la religión de Zeus. [5] No tiene existencia formal en las epopeyas homéricas, y parece haberse desarrollado a finales del siglo VII a. C. como un aspecto de la cultura homosocial griega, [6] que se caracterizaba también por desnudez atlética y artística, matrimonio tardío para aristócratas, simposios y el aislamiento social de la mujer. [7] La ​​pederastia fue idealizada y criticada en la literatura y la filosofía antiguas. [8] Recientemente se ha argumentado que la idealización era universal en el período arcaico. La crítica comenzó en Atenas como parte de la reevaluación general clásica ateniense de la cultura arcaica. [9]

Los académicos han debatido el papel o el alcance de la pederastia, que probablemente haya variado según las costumbres locales y las inclinaciones individuales. [10] La palabra inglesa "pederastia" en el uso actual podría implicar el abuso de menores en ciertas jurisdicciones, pero la ley ateniense, por ejemplo, reconoció tanto el consentimiento como la edad como factores en la regulación del comportamiento sexual. [11]


Los tres destinos: las deidades del destino de la antigua Grecia y Roma

Los antiguos griegos creían que muchos aspectos de la vida de una persona estaban determinados por las tres mujeres míticas conocidas como Fates. Se trataba de tres diosas hermanas que aparecieron en la mitología griega y romana y se creía que habían "tejido" el destino de un niño al nacer. Determinaron cuándo comenzaba la vida, cuándo terminaba y todo lo demás. Al nacimiento de cada hombre aparecieron hilando, midiendo y cortando el hilo de la vida. Sin embargo, no todo fue inflexible o predeterminado. Un hombre destinado a convertirse en un gran guerrero algún día aún podía elegir lo que quería hacer en un día cualquiera. Los dioses podrían simplemente intervenir con decisiones que podrían ser útiles o perjudiciales. En cierto sentido, controlaban la vida metafórica de cada mortal nacido.

"Alejandro Magno y los destinos" de Bernardino Mei (Wikimedia Commons)

Conocidas como Moirai o Moerae en la mitología griega y Fata o Parcae por los romanos, las Parcas estaban compuestas por tres mujeres a menudo descritas como ancianas, severas, severas, frías y despiadadas. Sus nombres en griego eran Clotho, ("el hilandero"), Lachesis ("el repartidor") y Atropos ("lo inevitable"). Los nombres romanos para ellos eran Nona, Decuma y Morta. Si bien la representación griega de estas deidades era la de doncellas graves y ocupadas, los romanos a menudo las mostraban como malas o negando a los humanos sus esperanzas y deseos.

Cloto, Lachesis, y Atropos. "Los tres destinos" de Paul Thumann (Wikimedia Commons).

Las primeras diosas Moirai, Clotho, que significa hilandero, tejieron el hilo de la vida. Se la representa como una doncella y a menudo se la ve llevando un huso o un rollo (el libro del destino). Lachesis, que significa inflexible, midió el hilo de la vida que determinaba cuánto tiempo viviría uno. Apareció como una matrona con un bastón con el que señala el horóscopo en un globo terráqueo. Atropos, que significa "inexorable" o "inevitable", fue el cortador del hilo de la vida y apareció como una anciana. Ella eligió la forma de muerte de cada persona y cuando se acabó el tiempo, cortó el hilo de su vida con unas tijeras. La más pequeña de las tres, también se caracteriza por ser la más terrible. En varios relatos, las tres diosas se muestran con varas, cetros o coronas como símbolos de dominio. Todos vivían en el palacio de Zeus en el monte Olimpo.

Con el nacimiento de un niño, el Moirai tejió el hilo de su vida futura, siguió sus pasos, dirigiendo las consecuencias de sus acciones de acuerdo con el consejo de los dioses. Las Parcas no interfirieron directamente en los asuntos humanos, sino que se valieron de causas intermedias y determinaron la suerte de los mortales condicionalmente. Al hombre se le permitió ejercer cierta influencia sobre ellos. Como el destino del hombre se determinó a su muerte, las diosas del destino se convirtieron en las diosas de la muerte, "Moirai Thanatoio".

Es probable que Moirai controlara el destino tanto de los mortales como de los dioses e incluso se los ha descrito como más poderosos que los dioses. Homero escribió en la Ilíada, “fue la voluntad del destino que los griegos destruyeran Troya, cuando el rumor y el pánico hicieron que los griegos quisieran huir. Eneas estaba destinado a ir a Italia, a pesar de los mejores esfuerzos de Hera. Las acciones de Hera al intentar desafiar el destino llevaron a la muerte prematura de Dido, la reina de Cartago. Dado que su hilo no se cortó en una longitud tan corta, no moriría aunque una daga le hubiera atravesado el pecho ". Si bien Zeus reinaba como la deidad griega suprema, estaba sujeto a las decisiones de los destinos y al conductor del destino en lugar de a la fuente del mismo. Sin embargo, Zeus, si quería, tenía el poder de salvar a aquellos que ya estaban en riesgo de ser apresados ​​por su destino.

Zeus sopesando el destino del hombre por Nicolai Abraham Abildgaard, 1793 (Wikimedia Commons)

La personificación del destino como Moirai, se describe claramente por primera vez en el poema épico de Hesíodo, la Teogonía (ca. 700 a. C.). Hesíodo presenta a las Moirai como las hijas de Zeus y la diosa Themis. Se las imagina trabajando en la tarea femenina de hilar: sacar un hilo de hilo que representa la vida de cada persona. En el hilo puede estar entretejido el dolor, la riqueza, los viajes y cosas por el estilo. No se sabe quiénes eran los padres de los Morai. En algunos mitos, eran las hijas de Zeus y la diosa Titán Themis, la diosa del orden divino. Algunos dicen que eran las hijas de Erebus (Oscuridad) y Nyx (o de Zeus y Themis). En algunos casos, estaban relacionados con Ananke, la personificación de la necesidad.

"Destiny" de Henry Siddons Mowbray (Wikimedia Commons)

La idea de tres diosas vinculadas al destino de uno aparece en diversas formas en la mitología. Los griegos reconocieron otra tríada de diosas llamadas Horae, que estaban asociadas con Afrodita. Los nórdicos llamaban a sus tres Pardos las Nornas y a veces se las conocía como las Hermanas Extrañas, de la palabra nórdica wyrd, que significa "destino". Los celtas tenían tres diosas de la guerra, conocidas como Morrigan, que determinaban el destino de los soldados en la batalla. La idea o imagen de una diosa triple puede estar relacionada con la adoración muy antigua de una diosa de la luna en tres formas diferentes: una doncella (la luna nueva), una mujer madura (la luna llena) y una anciana (la luna vieja).

Los Pardos eran figuras populares del culto de culto en Grecia y la evidencia sugiere que había santuarios para ellos en las principales ciudades como Corinto, Esparta y Tebas. También se hicieron ofrendas a las Parcas durante los festivales en Atenas, Delfos, Olimpia y Sición y se cree que fueron beneficiosas durante la temporada de cosecha. Hoy en día, el origen y el significado de la palabra "destino" se remonta a la mitología de estas tres poderosas diosas.

Imagen destacada: Los tres destinos de Sodoma, 1525 (Wikimedia Commons)

Mitford, Miranda. Una guía ilustrada de sus orígenes y significados. Londres: Dorling Kindersley Publishers Ltd:, 2008.

Cotterell, Arthur y Arthur Cotterell. Mitología: una enciclopedia de dioses y leyendas de la antigua Grecia y Roma, los celtas y las tierras nórdicas. [Nueva ed. Londres: Southwater, 2001.


Ansiedad por separación en mascotas

La ansiedad por separación en las mascotas es algo real y es importante reconocer las señales de advertencia.

Desde marzo, Covid-19 requirió que la mayor parte del mundo se pusiera en cuarentena en sus hogares. La mayoría de las personas terminaron trabajando desde casa durante casi cinco meses. Esto significaba que los dueños de mascotas estaban constantemente con sus mascotas prestándoles atención, jugando con ellas, dejándolas salir, etc. notó una diferencia en la forma en que actuaba su mascota. Muchas mascotas desarrollan ansiedad por separación, especialmente durante este tiempo loco en el que la mayoría de las personas estaban atrapadas dentro y apenas salían de la casa.

La ansiedad por separación en las mascotas puede provocar:

Masticar, cavar y destruir

Qué causa la ansiedad por separación:

Varias cosas pueden causar ansiedad por separación en las mascotas. Una razón clara en este momento se debe a que el covid-19 requiere que las personas se queden en casa durante períodos prolongados. Luego, estas personas pudieron volver a su vida diaria dejando a sus mascotas durante períodos prolongados. Otra razón es que algunos perros adoptables pueden tener ansiedad por separación cuando se adoptan por primera vez porque temen que su tutor se vaya. Otra causa es que si una mascota experimenta un cambio repentino en su rutina normal, por ejemplo, covid-19, a cambio puede causarle ansiedad por separación. Tenga en cuenta que moverse también puede causar ansiedad por separación, por lo que si su perro y usted se mueven mucho, puede desencadenar ansiedad por separación en su mascota.

Cómo mantener la ansiedad por separación:

Si su mascota tiene un caso leve de ansiedad por separación, intente convertir cuando se vaya en algo emocionante para su mascota. Esto puede significar ofrecerles golosinas antes de que te vayas para que comiencen a asociar que te vas con recibir una golosina. También puede ser útil dejarles rompecabezas como juguetes, como la marca KONG ofrece juguetes en los que puedes poner golosinas o alimentos como mantequilla de maní o queso. Este juguete distraerá a tu mascota por un tiempo y obtendrá una recompensa cuando ellos juegan con el juguete. Estos juguetes intentarán ofrecérselos solo a tu mascota cuando salgas de casa. Esto entrenará a tu mascota para que comience a disfrutar el momento en que te vayas porque saben que recibirán una recompensa.

Si su mascota tiene un caso moderado de ansiedad por separación, puede llevar más tiempo acostumbrarse a que se vaya. Esto significa tomar el proceso de dejarlos mucho más lento. Empiece a dejar a su mascota solo por períodos cortos a la vez y continúe recompensándola. A medida que se vayan acostumbrando, aumente el período de ausencia. Con el tiempo, su mascota comenzará a reconocer que se ha ido porque recibe recompensas. Para perros que tienen ansiedad severa, especialmente cuando se dan cuenta de que te pones los zapatos o agarras las llaves. Para estas mascotas intenta asociar estos elementos con que no siempre te vayas. Trate de usar estos artículos, pero no deje de mostrarle a su mascota que no deben temerlos. Si tienes una mascota que normalmente te sigue, intenta hacer cosas como decirle a tu perro que se siente y se quede afuera de la puerta del baño mientras tú ingresas a esa habitación. Aumente gradualmente el tiempo que deja a su mascota al otro lado de la puerta. Esto entrena a una mascota para que pueda ser por sí misma y estará bien. Este proceso tomará un tiempo, así que mantén la calma y la paciencia con tu mascota. Este proceso debe comenzar en una habitación, pero las horas extraordinarias le impiden salir de casa y salir sin que su mascota lo siga. Continúe observando los signos de estrés en su mascota como caminar, temblar, jadear, etc. Si alguno de estos signos y otros aparecen, retroceda un paso y muévase más lento. Durante este proceso general, es importante que lo tome con calma, así que trate de no dejar a su mascota en absoluto, lo que puede ser muy difícil. Trate de hacer arreglos si necesita dejar que alguien como un amigo pueda pasar y estar con su mascota o intente usar un servicio de guardería para perros solo para que su mascota no esté totalmente sola.

Algunos otros consejos:

Cuando salude a su mascota después de que se haya ido, dígale hola de manera tranquila y luego ignórelo hasta que comience a mantener la calma. Lo mismo con decir adiós mantén la calma y no te rindas siendo salvaje y loco. Para calmarlos, intente hacer que realicen una tarea que sepan, como sentarse o sentarse. Otro consejo es la posibilidad de entrenar a tu mascota en jaulas. Si su mascota asocia su jaula con ser un lugar seguro, esto puede aliviar su ansiedad cuando se vaya. También puede ser útil si no coloca a su mascota en una jaula para proporcionar una habitación segura en la que su mascota normalmente se sienta más cómoda. Otro consejo es proporcionarle mucha estimulación mental a su mascota, como golosinas y juguetes. También intente darle a su perro algún tipo de ejercicio antes de irse todos los días. Dejar golosinas y comida escondidas para que su mascota las encuentre durante el día también las mantendrá ocupadas y entretenidas. Si ninguno de los consejos anteriores le ayuda, intente buscar la ayuda de un profesional en el comportamiento de las mascotas. Podrán determinar un régimen para ayudarlo a usted y a su mascota a mejorar. La medicación también puede ser necesaria para casos graves, por así decirlo, hable con un veterinario sobre las diferentes opciones para su mascota.

La ansiedad por separación puede ser común en las mascotas, especialmente después del año que todos han tenido. Busque signos de ansiedad por separación en sus mascotas y observe las diferentes formas en que puede ayudar a su mascota a mejorar. También recuerde que nunca debe castigar a su mascota por comportamientos ansiosos. Haga todo lo posible para no disciplinar y, en cambio, utilice estos consejos para evitar comportamientos futuros. La ansiedad por separación se puede mantener con paciencia.


RETINUA DE ZEUS

Como corresponde a su papel de Rey de los Dioses, Zeus fue asistido por una gran cantidad de divinidades menores.

Su trono estaba custodiado por cuatro espíritus alados, dos hombres y dos mujeres, llamados Kratos (Fuerza), Zelos (Rivalidad), Nike (Victoria) y Bia (Fuerza). Kratos y Bia funcionaron como ejecutores musculosos y se les asignó tareas como la captura y encarcelamiento del Titán Prometeo. Nike conducía el carro de Zeus y, a menudo, lo acompañaba en forma de miniatura como una especie de familiar divino.

El dios Hermes era el heraldo personal de Zeus que actuaba como diplomático, enviado y agente general de la voluntad del dios.

Su mensajera era Iris, la diosa alada del arco iris, que simplemente transmitía mensajes textualmente y entregaba órdenes a los demás dioses.

El sumo consejero de Zeus, Themis, diosa de la ley y el orden, estaba sentado junto a su trono. A ella asistieron sus seis hijas Moirai (Fates) y Horai (Seasons). Estas diosas eran colectivamente responsables del funcionamiento ordenado del cosmos. Themis también fue acusada de convocar a todos los dioses a reunirse en el patio de Zeus.

La hermana virgen del dios, Hestia, también residía en su palacio, donde atendía el fuego del hogar divino que siempre ardía en el centro de su salón.

Metis, diosa de la sabiduría, fue quizás su asistente más inusual. Zeus se la tragó entera para evitar una profecía y ella se instaló en su vientre. Los antiguos griegos creían que el vientre, más que el cerebro, era la sede del pensamiento y la emoción, por lo que, al subsumirla, implantó en su mente un consejo sabio. Ella continuó existiendo de una forma u otra dentro del dios, incluso hasta el punto de dar a luz a Atenea allí y equiparla con armaduras y armas antes de su segundo nacimiento de la cabeza de Zeus.

Ganímedes y la diosa Hebe eran los coperos de Zeus que servían ambrosía y néctar en las fiestas de los dioses.
Los Harpyiai alados (Arpías), conocidos como los "perros de Zeus", eran criaturas toscas a las que el dios les había encomendado la tarea de llevarse o acosar a los mortales.
Pegasos, el caballo alado, llevaba los relámpagos de Zeus y otros cuatro caballos inmortales arrastraron su carro por el cielo.


5c. Dioses, diosas y héroes


Un retrato familiar de los 12 atletas olímpicos.
Pero espera, ¿quién es ese que está agachado junto a Zeus?

Los antiguos griegos eran politeístas y mdash, es decir, adoraban a muchos dioses. Sus principales dioses y diosas vivían en la cima del monte Olimpo, la montaña más alta de Grecia, y los mitos describían sus vidas y acciones. En los mitos, los dioses a menudo intervenían activamente en la vida cotidiana de los humanos. Myths were used to help explain the unknown and sometimes teach a lesson.

For example, Zeus, the king of the gods, carried his favorite weapon, the thunderbolt. When it rained and there was thunder and lightning, the ancient Greeks believed that Zeus was venting his anger.

Many stories about how the Greek gods behaved and interacted with humans are found in the works of Homer. He created two epic poems: the Iliad , which related the events of the Trojan War, and the Odyssey , which detailed the travels of the hero Odysseus. These two poems were passed down orally over many generations.

A Soap Opera from Hellas

The Greeks created gods in the image of humans that is, their gods had many human qualities even though they were gods. The gods constantly fought among themselves, behaved irrationally and unfairly, and were often jealous of each other. Zeus, the king of the gods, was rarely faithful to his wife Hera. Hera plotted against Zeus and punished his mistresses.

The Greek gods were highly emotional and behaved inconsistently and sometimes immorally. Greek religion did not have a standard set of morals, there were no Judaic Ten Commandments. The gods, heroes, and humans of Greek mythology were flawed.

In addition to Zeus and Hera, there were many other major and minor gods in the Greek religion. At her birth, Athena, the goddess of wisdom, sprang directly from the head of Zeus. Hermes, who had winged feet, was the messenger of the gods and could fly anywhere with great speed. Aphrodite, the goddess of love, was the most beautiful being in the universe. Her brother, Ares, the god of war, was sinister, mean, and disliked. Poseidon, ruled the sea from his underwater place and Apollo rode his chariot across the sky, bringing the sun with him.

Hades was in charge of the dead in the underworld. Almost all people went to Hades after they died whether they were good or bad. To get there, the dead had to cross the river Styx. Charon was the name of the boatman who ferried the souls of the dead across the river Styx to Hades.

Typically, the gods punished those who were bad. For example, Tantalus who killed his own son and served him to the gods for dinner was sent to Hades and made forever thirsty and hungry. Although there was a pool of clear, fresh drinking water at his feet, whenever Tantalus bent down to drink, the pool would dry up and disappear.

Likewise, over his head hung the most delicious fruit. However, whenever Tantalus reached for them, a wind would blow them just out of his reach. The English word "tantalize" derives from the name Tantalus.

Pandora's Box and Hercules' Labors

Myths helped explain how the world came to be the way it was. In one myth, Zeus created an incredibly beautiful and nearly perfect woman named Pandora. Her one flaw was that she was very curious and suspicious. Hermes, Zeus's messenger, gave Pandora a golden box. He warned her never to open it because terrible things would occur if she did.

But Pandora could hardly contain her curiosity and eventually broke down and opened the special box. Out from the box flew all the evils that plague humanity: famine, greed, pain, sorrow, etc. Only one thing remained in the box &mdash hope &mdash which humans managed to hold on to. This myth explains the origins of human misfortune. At the same time, it teaches a moral lesson by warning of the dangers of curiosity.

In addition to myths about gods, the ancient Greeks also told stories about heroes. One of the most famous Greek heroes was Hercules, the world's strongest man. Hercules was the illegitimate son of a mortal woman and Zeus, who tricked the woman by disguising himself as the woman's husband. Hera, Zeus's wife, was angry about Zeus' affair and sought to punish Hercules. Hera tricked Hercules into believing that his entire family were dangerous beasts, which Hercules then proceeded to kill. When Hercules realized that he had killed his entire family, he agreed to perform 12 tasks to atone for his terrible actions. For one of the tasks, Hercules had to slay the nine-headed monster called the Hydra.

For another task, he had to clean the filth from Augean stable, which had not been attended to in 30 years. To do this, Hercules diverted the course of a river that washed away the mess. In the end, he completed the so-called 12 Labors of Hercules and made up for the murder of his family.


How did the Roman people worship their gods?

The most common method was to burn incense as a sign of respect there was also prayer.

Worship is something you do. The older religions such as Hinduism and Paganism worshipped god by offerings. Since their god provided them with many things, the people wanted to pay them back. Although they knew they could never pay them back, they would attempt as a sign of respectcand worship. They would offer a seat, place a statue in their honor representing the deity they worshipped. Bathe the statue with water, milk, honey etc. Clean it, offer clothing, food, water. In European paganism they would offer wine. And light incense and a candle or flame which they would wave around the statue to adore the features. In so,e cases around the world they would do a fire sacrifice where they would offer many things to the fire to take to the Gods. In India they offer clarified butter and samagri which is a mixture of ingredients. They would be offered into the fire accompanied with prayers called mantras in India. This is called a Havan Yagna in India, Haoma Yasna in Persia, and igni sacrifice in Europe. This culture belongs to the indo-Europeans aka the Aryans. Today 0% of this culture resides in Europe, 10% in Iran, and the Middle East. And 90% resides in India and among Indians throughout the world.


Games of Ancient Greece—The Life and Death of a Greek Athlete

Long jumpers in ancient Greece (Image: By Unknown/National Archaeological Museum, Athens)

The Belongings of an Athlete

/> Strigils were used by Greeks and Romans to scrape layers of sand and oil from their bodies after exercising. (Image: By Anonymous (Roman Empire) – Walters Art Museum/Public domain)

The young man was laid to rest with items belonging to an athlete who had participated in specific games of Ancient Greece. He had a strigil, which is a small bronze implement for scraping olive oil from your body. The way of getting clean in the Greek and Roman world was not to use soap—a Celtic invention—but to smear yourself with olive oil.

The olive oil would pick up all of your dry, dead skin, your sweat, the dirt, and you would scrape everything off. They were probably much cleaner then than we are when coming out of the shower. Then they were ready to get in a bath and relax in the water.

This is a transcript from the video series Classical Archaeology of Ancient Greece and Rome. Watch it now, on The Great Courses.

There was an unguentarium, a little vial that would have had perfume in it to rub on his body or after the bath. There were the prizes that he had won as an athlete, at least some of them: Three beautiful amphorae from the city of Athens. He had participated in the Games. He might have also been an Olympic athlete during the Olympic year.

The prizes for the winners were big, beautiful Athenian pots were filled with olive oil. (Image: By Creator:Euphiletos Painter/Public domain)

The prizes for the winners were big, beautiful Athenian pots filled with olive oil, which was worth a lot of money. There was no such thing as the amateur athlete in antiquity. On one side of the pot was Athena, with her shield and spear and helmet, but on the other side were pictures of an event. You would get, as a runner, Panathenaic amphorae showing runners. As a boxer, the Panathenaic amphorae showed boxers. Ikkos had three and they were all different: There was a charioteer, a scene of boxers, and a scene of a double image on a vase that showed discus and long jump.

The Physique of an Ancient Athlete

What was he? They brought him to a laboratory where physical anthropologists studied his frame. He was about 5 feet 6 inches tall, and in perfect condition, both as a specimen in terms of his physique and also the bone preservation. The latter was very good because of the stone chamber he was buried in. If you are buried in the soil, many soils are acid and will eat the bone.

They were able to analyze both the growth of the bone and the muscle attachments. Muscle attachments are the little holes in the bone where a muscle has its end inserted to hold on, and they get bigger and bigger as you work that muscle. You can determine the robusticity of the person from the muscle attachments, as well as the bone itself.

He had an overall robusticity that was remarkable, especially in the legs. He didn’t seem to be a boxer. Boxers tend to build up their upper bodies in the deltoid muscles from continual punching. Greco-Roman boxers held their hands continually at a high level and punched, as we can tell from the vase paintings. Boxing did not seem likely because of the overall development of the body.

The charioteer seemed even less likely. The charioteers themselves were not important athletes. It was the horses that were important, and the owner of the horses who was crowned as the winner. Often the charioteers were boys, like the famous bronze charioteer from Delphi who rode a winning chariot from a tyrant’s entry from Sicily. It didn’t seem likely that this great athlete would have been the charioteer.

That left the discus and long jump. Those two events were part of the ancient pentathlon. That fivefold event called for every part of the body to be well developed. It seemed clear that was this young man’s event—he was a pentathlete.

An Athlete’s Life in Ancient Greece

The interesting question was what kind of a life did he lead? With modern scientific analysis, we can determine diet. He lived in a part of the world where people, even in 500 BC, were obsessed with the health and diet of athletes. In the modern era, we sometimes think we’re a sports-crazy world. We are nothing compared to the ancient Greeks, and to a lesser extent, the ancient Romans, who worshiped—very literally—athletes.

Winning athletes bore on their heads a ribbon that was their prize. They tied it around their brows. The only other people allowed to do that were Gods, heroes, priests, and priestesses. It was a mark of divinity.

If you were a great athlete, somebody would come along, scoop up the scrapings from the body after you cleaned yourself, and sell them on the market as a medicine because it was so valuable—it came from this great athlete. If you won several times at Olympia, you were allowed to have a portrait sculpted of your body that was then located on public display so people could study the musculature and admire you.

He had this perfect body. Thanks to isotope studies of what’s in his bone, we now can look at his diet, because it is very true—you are what you eat. His body was an artifact that he had created by every decision he made about which spring to drink out of, what meal to eat, what exercises to do during the day. All of his habitual positions during the day—did he squat, stand, run frequently—all of these things shaped his body, just as every disease shaped his body.

Every period that a person goes without food as a child leaves a mark on the teeth. Your teeth have little laminations that appear annually, like tree rings. You can pick out over the years—both in the teeth and some of the bones—the marks of the lean years, the famine years, the malnourished years, when the person wasn’t getting enough to eat.

Ikkos had perfect growth, every year. He was never without food. He seemed to have a very specific diet, one associated with an ancient Greek school of scientific, medical, and dietary thought, specific to southern Italy, which recommended a vegetarian diet with occasional jolts of meat. He seems to have been raised to be an athlete, in perfect condition. They compared him to modern athletes’ frames and decided he would have done very well at the modern Olympics if he’d been called upon to compete.

We have then, in this remarkable athlete from ancient Taras, a witness to the intensity of the fervor that the ancient Greeks felt for their games and their athletes. He was brought up from the cradle to be an athlete, both in the training and in the dietetic regimen—something that they took much more seriously, it would seem, even than we do.

Common Questions About the Games in Ancient Greece

Popular games in ancient Greece were many of the same played during the olímpico year, such as pentathlon, wrestling, boxing, and discus.

The oldest sport and one of the most popular of the games in ancient Greece is wrestling, or pale as it was called then. It dates back to 3000 BCE and was included in the Juegos Olímpicos in 708 BCE.

A healthy body was vital to the ancient Greeks , as was entertainment, but even more important was perfection. los Juegos Olímpicos provided an arena for all of this in ancient Greece.

The most fatal sport of the games in ancient Greece was Pankration. Pankration was a blend of wrestling and boxing, much like modern Mixed Martial Arts.


Did Greeks and Romans tolerate those who only worshipped some of their gods? - Historia

Religion was an important part of daily life in Rome. It helped Romans make sense of good and bad things that happened. If terrible things like natural disasters or battle losses occurred, Romans believed it was evidence that the Gods were unhappy with the people of Rome. When good things like a battle victory or a good harvest happened, Romans believed it was evidence of help or approval from the Gods. To keep the Gods happy, Romans often participated in animal sacrifices of lambs, pigs or bulls. At one time, even prisoners of war were offered as human sacrifices, but this practice was discontinued. Romans also held festivals and built temples to celebrate the Gods.

Romans worshiped a pantheon, also thought of as a council, of 12 major gods. These 12 major gods were called the Dii Consentes. This group included six gods and six goddesses. The gods included: Jupiter, Neptune, Mars, Apollo, Vulcan and Mercury. The goddesses were Juno, Minerva, Venus, Diana, Vesta and Ceres. Jupiter ruled over the Pantheon.

In fact, the famous Pantheon in Rome was dedicated to the Roman Gods. The exact purpose of the building is unknown. Though it has been used as a church, historians are unsure of whether ancient Romans actually worshiped there. The Pantheon was built by the consul Agrippa between 27 B.C. and 25 B.C.

In Roman religion, Mars was a very important god. His role was second only to Jupiter, the leader of the pantheon. Mars was the son of the God Jupiter and the Goddess Juno. His father, Jupiter, was the God of the sky and thunder. Jupiter was considered the chief, or central, guardian of Rome and was often considered to be witness to solemn oaths such as those undertaken by government officials or soldiers. His mother, Juno, was the protector of Roman women and was the patron Goddess of Rome. Both his mother and father were renowned for strength and protection. Mars himself was the god of war and was, himself, seen as protector of the Roman Army. He was thought to be difficult, argumentative and unpopular among the gods, but was revered by men especially soldiers. It was even reported that Mars was the father of Romulus and Remus, the twin brothers who were the founders of Rome.

Mars was known as the Roman god of war. He was said to love the violence and conflict. His persona represented military power and the noise and blood of battle. Since he was the father of Romulus and Remus it was believed he would come to the aid of Rome during times of conflict or war. He was the patron God of soldiers and was worshiped prior to battle. Soldiers in the Roman Army prayed to Mars before battle, asking that he might fight on their side. Soldiers hoped that their prayers would appeal to Mars and that he would protect them in battle and lead them to victory. They believed that ultimately it was Mars who decided who would win any battle. All aspects of war in Rome were associated with the God Mars. This did not only apply to military campaigns of conquest. Mars was said to protect cities from invading armies and help soldiers crush rebellion as well.

As the God of War, Mars had many symbols associated with him. The most recognizable was The Ancile. The Ancile was his sacred shield. Legend has it that this shield fell from heaven during the rule of Pompilius. It was said that if the shield remained in the city, Rome would be safe. Priests were commissioned to protect the shield and eleven copies were made, reportedly to confuse would-be thieves. The group of 12 ancilla were used in rituals. Mars was often depicted clothed on bronze armor. He carried a spear that was often depicted as covered in blood.

Other symbols surrounding the God of War included a burning torch, a vulture, dog, woodpecker, eagle and owl. Mars was a strong god and rode a chariot drawn by fire-breathing horses. The names of his horses were Aithon, Phlogios, Konabos and Phobos. Aithon means red fire, Phlogios means flame, Konabos means tumult – which is a loud confusing noise – and Phobos means fear.

Mars was celebrated twice a year in March and October. The old Roman calendar began with mensis Martius. This translates to Mars’ Month. This is what the month of March is named for. The Salii – the priests who protected and carried the ancilia – celebrated the new year on the first day of March by dressing and dancing in battle armor. This was said to be when Mars was born. Also in March, the twelve Salii carried the ancilia around the city in a parade with war trumpets, stopping at different sacred locations along the way.

Festivities complete with trumpets, dancing, feasts and sacrifices continued throughout the month of March. On the 23rd, The Tubilustrium festival was held in Mars’ honor in the Atrium Sutorium. This date was chosen because it coincided with the start of the military campaign season. This group of festivals and celebrations were called the Feriae Marti.

In February and March, horse races were held at the Campus Martius outside the walls of Rome in honor of Mars. These races were said to have been started by Romulus. In October, Mars’ parents Jupiter and Juno were celebrated. On the Ides – or 14th – of October, one of the winning horses from the races was sacrificed in honor of Mars for his continued protection.

As a nation of conquest and war, Gods such as Mars were important to Rome. It was believed that he kept enemies of the state at bay and protected the divine right of the state’s rule. At different times in history, he meant different things to the people. He was a military deity as Rome conquered its neighbors and a protector in times of peace.

Eventually, Mars became not just the protector of Rome, but the guardian and avenger of Emperor Caesar himself.

Vincular / citar esta página

If you use any of the content on this page in your own work, please use the code below to cite this page as the source of the content.


For More Information

BOOKS

Barnes, Jonathan. Filosofía griega temprana. New York, NY: Penguin Classics, 2002.

Hadot, Pierre. What Is Ancient Philosophy? Translated by Michael Chase. Cambridge, MA: Belknap Press, 2004.

Irwin, Terence. Classical Thought. New York, NY: Oxford University Press, 1989.

Mellor, Ronald, and Marni McGee. The Ancient Roman World. New York, NY: Oxford University Press, 2004.

Nardo, Don. The Ancient Greeks. San Diego, CA: Lucent Books, 2001.

Roberts, Jennifer T. The Ancient Greek World. New York, NY: Oxford University Press, 2004.

Roochnick, David. Retrieving the Ancients: An Introduction to Greek Philosophy. New York, NY: Blackwell, 2004.

WEB SITES

Brennan, Tad. "Immortality in Ancient Philosophy." Routledge Encyclopedia of Philosophy. http://www.rep.routledge.com/article/A133/ (accessed on June 5, 2006).

Hooker, Richard. "Ancient Greece: Greek Philosophy." World Civilizations. http://www.wsu.edu:8080/∼dee/GREECE/GREECE.HTM (accessed on June 5, 2006).

Turner, William. "Section B: Greek and Greco-Roman Philosophy." History of Philosophy. http://www2.nd.edu/Departments//Maritain/etext/hop01.htm (accessed on June 5, 2006).

Citar este artículo
Elija un estilo a continuación y copie el texto para su bibliografía.

Estilos de citas

Encyclopedia.com le brinda la posibilidad de citar entradas y artículos de referencia de acuerdo con estilos comunes de la Asociación de Idiomas Modernos (MLA), el Manual de Estilo de Chicago y la Asociación Estadounidense de Psicología (APA).

Dentro de la herramienta "Citar este artículo", elija un estilo para ver cómo se ve toda la información disponible cuando se formatea de acuerdo con ese estilo. Luego, copie y pegue el texto en su bibliografía o lista de trabajos citados.


Ver el vídeo: Legado de Griegos y Romanos