El hombre neolítico de Maliq tenía el caso más antiguo conocido de osteopetrosis

El hombre neolítico de Maliq tenía el caso más antiguo conocido de osteopetrosis

La investigación sobre un esqueleto de 6.000 años de antigüedad ha revelado la presencia innegable de un trastorno genético poco común conocido como enfermedad ósea por cálculos u osteopetrosis. Este descubrimiento nos ayudará a comprender la naturaleza de la enfermedad de manera más completa y es un ejemplo más de cómo los restos antiguos pueden ayudar a los especialistas a comprender la historia y el desarrollo de determinadas enfermedades y trastornos genéticos a lo largo del tiempo.

Julia Gresky, paleontóloga del Instituto Arqueológico Alemán, estaba examinando los restos de un hombre que murió hace 6.000 años cuando hizo el descubrimiento junto a sus colegas. Los huesos fueron encontrados en la ciudad de Maliq en 1963, en el sur de Albania. Fueron encontrados en un asentamiento neolítico que alguna vez fue especialmente importante en la región. Los restos provienen de un hombre que murió a los veinte años y que solo medía 1,5 m (5 pies) de altura.

  • El esqueleto de 7.000 años podría haber sufrido el caso más antiguo de leucemia
  • Obispo momificado revela los antiguos orígenes de la tuberculosis
  • Momia infantil descubre un secreto al desentrañar 450 años del virus de la hepatitis B

Un examen de los huesos mediante rayos X, tomografías computarizadas y bajo el microscopio reveló que el hombre tenía signos claros de tener el trastorno genético comúnmente llamado enfermedad de los huesos por cálculos y conocido por los profesionales médicos como osteopetrosis. los Correo en línea informa que estos signos incluyen "todos los huesos son inusualmente pesados ​​y presentan evidencia de endurecimiento del tejido, obliteración de la cavidad de la médula y un abombamiento distintivo de las 'secciones del cuello' de los huesos largos".

Los paleontólogos que analizan los restos de un hombre neolítico desenterrado en Maliq, Albania, han descubierto que padecía una afección conocida como osteopetrosis, también conocida como enfermedad de los huesos de la piedra. (Gresky y col. / The Lancet Diabetes y endocrinología )

Comprensión de la osteopetrosis y sus síntomas

En el The Lancet Diabetes y endocrinología , una revista que publica investigaciones clínicas en curso, los investigadores explican que hay "tres tipos principales" de osteopetrosis, a saber, "osteopetrosis autosómica recesiva, osteopetrosis autosómica recesiva intermedia y osteopetrosis autosómica dominante". Los diversos tipos son el resultado de diferencias en el patrón de herencia. El esqueleto de Maliq, que ha sido datado por carbono entre el 4.600 y el 4.450 a. C., muestra que, mientras vivía, el fallecido padecía la versión autosómica dominante de osteopetrosis del trastorno.

Newsopener informa que "la osteopetrosis autosómica dominante, que también se llama enfermedad de Albers-Schönberg, es típicamente el tipo más leve de trastorno". Algunas de las personas con este trastorno no presentan síntomas. Sin embargo, en la adolescencia y en los veinte, algunos comienzan a sufrir múltiples fracturas óseas, la curvatura de la columna y otras afecciones como artritis e infecciones óseas. "La osteopetrosis autosómica dominante tiene una prevalencia mundial general de uno de cada 20.000 nacimientos y, por lo tanto, se clasifica como una enfermedad rara", explica el Newsopener. Las formas más graves de la enfermedad de los huesos por cálculos pueden provocar un sistema inmunológico debilitado, discapacidades intelectuales, infecciones recurrentes y la mayoría de las personas que padecen la forma más grave mueren en la primera década de sus vidas.

Si bien es imposible probar cuánto habría afectado esta condición genética la vida de la persona neolítica cuyos restos se encontraron en Maliq, su análisis muestra que sufría de osteopetrosis, también conocida como enfermedad de los huesos de la piedra. / The Lancet Diabetes y endocrinología )

Única evidencia paleopatológica de osteopetrosis registrada

Los investigadores escribieron en el Lanceta que "el caso que se presenta aquí es hasta ahora el único caso de osteopetrosis autosómica dominante registrado y respaldado por evidencia paleopatológica directa". De los tres casos de osteopetrosis identificados previamente, se ha demostrado que dos no tienen la afección, mientras que un tercero data del 4 th siglo después de Cristo. Esto significa que el esqueleto de Maliq es el caso más antiguo conocido de la condición por miles de años.

Los investigadores encontraron que la condición del hombre de Maliq era la misma que los casos de osteopetrosis autosómica dominante que se ven en la actualidad. Este es un descubrimiento importante y de acuerdo con el Correo en línea esto significa que la "estabilidad de la enfermedad sugiere que también es poco probable que cambie en el futuro". Debido a que la enfermedad es rara, puede ser difícil de estudiar y hay una falta de investigación sobre el trastorno genético.

El estudio de casos antiguos puede proporcionar información muy necesaria, ya que pueden someterse a investigaciones más intensivas que serían peligrosas para los pacientes vivos. En el Correo en línea Se cita al equipo diciendo que "agregar casos antiguos, respetando los límites éticos para explorar restos humanos, puede proporcionar datos diferentes a los que se pueden tomar de un paciente vivo". Esto podría ayudar a los expertos a comprender mejor las condiciones y podría conducir a tratamientos mejorados.

No se sabe cómo la osteopetrosis afectó al hombre durante su vida. Sin embargo, uno de los húmero del esqueleto de Maliq mostró signos de fractura o malformación. El Dr. Gresky le dijo al Correo en línea que "podría haber estado un poco restringido en el trabajo físico severo, pero esto no se puede probar del todo". Si estaba restringido en sus actividades, es posible que haya necesitado el apoyo de su comunidad y su familia, lo que ofrece una visión importante de una sociedad neolítica. El equipo continúa estudiando restos antiguos para comprender si la enfermedad de los huesos por cálculos era más frecuente en el pasado antiguo que en la actualidad.


La mujer romana de Spitalfields revela el pasado mórbido y multicultural de Londres

La historia algo morbosa del área de Spitalfields Market del este de Londres se revela después de tres décadas de investigación arqueológica, y la historia de la enigmática "mujer romana de Spitalfields" descubierta en 1999 d.C. finalmente se está aclarando. Desde el siglo XVII d.C., el famoso East End Spitalfields Market de Londres ha sido un centro para los comerciantes que trabajan desde puestos que sirven a la población de Londres en rápido crecimiento con frutas y verduras frescas. Ahora, después de 30 años de investigación arqueológica en Spitalfields, un equipo de más de 150 expertos en historia ha descubierto lo que describen como "una extraordinaria variedad de hallazgos que abarcan desde el período romano hasta finales del siglo XIX". Hasta ahora, el proyecto ha producido cinco libros y se acaba de publicar el último volumen. El último libro ofrece nuevos conocimientos excepcionales sobre la llamada mujer romana de Spitalfields.

El ataúd de plomo de la mujer romana de Spitalfields decorado con un patrón de concha de vieira. ( MOLA)


Contenido

Naming Editar

Los primeros restos, Java Man, fueron descritos por el anatomista holandés Eugène Dubois en 1893, quien se propuso buscar el "eslabón perdido" entre los simios y los humanos en el sudeste asiático, porque creía que los gibones eran los parientes vivos más cercanos a los humanos de acuerdo con con la hipótesis "Fuera de Asia". H. erectus fue el primer homínido fósil encontrado como resultado de una expedición dirigida.

Excavado de la orilla del río Solo en Trinil, Java Oriental, primero asignó el material a un género de chimpancés fósiles como Anthropopithecus erectus, luego el año siguiente lo asignó a un nuevo género como Pithecanthropus erectus (el nombre del género había sido acuñado por Ernst Haeckel en 1868 para el vínculo hipotético entre humanos y simios fósiles). El nombre de la especie erectus se dio porque el fémur sugirió que Java Man había sido bípedo y caminaba erguido. Sin embargo, pocos científicos lo reconocieron como un "eslabón perdido" y, en consecuencia, el descubrimiento de Dubois se había ignorado en gran medida. [8]

En 1921, dos dientes de Zhoukoudian, China, descubiertos por Johan Gunnar Andersson, habían despertado un gran interés en la publicidad. [9] Al describir los dientes, Davidson Black lo nombró una nueva especie. Sinanthropus pekinensis del griego antiguo Σίνα sino- "China" y latín pekinensis "de Pekín". Las excavaciones posteriores descubrieron alrededor de 200 fósiles humanos de más de 40 individuos, incluidos cinco casquetes casi completos. [10] Franz Weidenreich proporcionó gran parte de la descripción detallada de este material en varias monografías publicadas en la revista. Paleontologica Sinica (Serie D). Casi todos los especímenes originales se perdieron durante la Segunda Guerra Mundial durante un intento de sacarlos de China de contrabando para su custodia. Sin embargo, los moldes fueron hechos por Weidenreich, que existen en el Museo Americano de Historia Natural en la ciudad de Nueva York y en el Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados en Beijing.

Las similitudes entre Java Man y Peking Man llevaron a Ernst Mayr a renombrar ambos como Homo erectus en 1950. A lo largo de gran parte del siglo XX, los antropólogos debatieron el papel de H. erectus en la evolución humana. A principios de siglo, debido en parte a los descubrimientos en Java y Zhoukoudian, la creencia de que los humanos modernos evolucionaron por primera vez en Asia fue ampliamente aceptada. Algunos naturalistas, Charles Darwin, el más destacado entre ellos, teorizaron que los primeros antepasados ​​de los humanos eran africanos. Darwin señaló que los chimpancés y los gorilas, los parientes más cercanos de los humanos, evolucionaron y existen solo en África. [11]

Evolución Editar

Se ha propuesto que H. erectus evolucionado a partir de H. habilis alrededor de 2 millones de años, aunque esto se ha puesto en duda porque coexistieron durante al menos medio millón de años. Alternativamente, un grupo de H. habilis puede haber sido aislado reproductivamente, y sólo este grupo se convirtió en H. erectus (cladogénesis). [12]

Porque los primeros restos de H. erectus se encuentran tanto en África como en el este de Asia (en China desde 2,1 millones de años, [13] [14] [15] [16] en Sudáfrica 2,04 millones de años [2] [17]), se debate dónde H. erectus evolucionado. Un estudio de 2011 sugirió que era H. habilis que llegó a Asia occidental desde África, tan temprano H. erectus desarrollado allí, y que temprano H. erectus luego se habría dispersado de Asia occidental a Asia oriental (el hombre de Pekín), el sudeste de Asia (el hombre de Java), de regreso a África (Homo ergaster) y a Europa (Tautavel Man), evolucionando eventualmente a humanos modernos en África. [18] [19] Otros han sugerido que H. erectus/H. ergaster se desarrolló en África, donde finalmente evolucionó hasta convertirse en humanos modernos. [20] [21]

H. erectus había llegado a Sangiran, Java, por 1,6 millones de años, y una segunda y distinta ola de H. erectus había colonizado Zhoukoudian, China, alrededor de 780 kya. Los primeros dientes de Sangiran son más grandes y más similares a los de los occidentales basales (ancestrales). H. erectus y H. habilis que a los del Zhoukoudian derivado H. erectus. Sin embargo, los dientes posteriores de Sangiran parecen reducir su tamaño, lo que podría indicar un evento de colonización secundario de Java por parte de los Zhoukoudian o alguna población cercanamente relacionada. [22]

Subespecies Editar

  • Homo erectus erectus (Java Man, 1.6–0.5 Ma)
  • Homo erectus ergaster (1.9-1.4 Ma)
  • Homo erectus georgicus (1.8-1.6 Ma)
  • Homo erectus lantianensis (Hombre de Lantian, 1.6 Ma)
  • Homo erectus nankinensis (Hombre de Nanjing, 0.6 Ma)
  • Homo erectus pekinensis (Hombre de Pekín, 0,7 Ma)
  • Homo erectus soloensis (Hombre solitario, 0.546–0.143 Ma)
  • Homo erectus tautavelensis (Hombre Tautavel, 0.45 Ma)
  • Homo erectus yuanmouensis (Hombre Yuanmou)

"Wushan Man" se propuso como Homo erectus wushanensis, pero ahora se cree que se basa en fragmentos fosilizados de un mono extinto no homínido. [23]

Desde su descubrimiento en 1893 (hombre de Java), ha habido una tendencia en paleoantropología de reducir el número de especies propuestas de Homo, hasta el punto donde H. erectus incluye todas las formas tempranas (Paleolítico Inferior) de Homo suficientemente derivado de H. habilis y distinto de los primeros H. heidelbergensis (en África también conocido como H. rhodesiensis). [24] A veces se considera una especie polimorfa de amplio espectro. [25]

Debido a un rango tan amplio de variación, se ha sugerido que el antiguo H. rudolfensis y H. habilis deben considerarse variedades tempranas de H. erectus. [26] [27] El primitivo Él. georgicus de Dmanisi, Georgia tiene la capacidad cerebral más pequeña de cualquier homínido del Pleistoceno conocido (alrededor de 600 cc), y su inclusión en la especie ampliaría enormemente el rango de variación de H. erectus para quizás incluir especies como H. rudolfensis, H. gautengensis, H. ergaster, y quizá H. habilis. [28] Sin embargo, un estudio de 2015 sugirió que H. georgicus representa una especie anterior, más primitiva de Homo derivado de una dispersión más antigua de homínidos de África, con H. ergaster / erectus posiblemente derivado de una posterior dispersión. [29] H. georgicus a veces ni siquiera se considera H. erectus. [30] [31]

Se debate si el africano Él. ergaster es una especie separada (y que H. erectus evolucionó en Asia, luego emigró a África), [32] o es la forma africana (sensu lato) de H. erectus (sensu stricto). En lo ultimo, H. ergaster También se ha sugerido que representa el antepasado inmediato de H. erectus. [33] También se ha sugerido que H. ergaster en lugar de H. erectus, o algún híbrido entre los dos, fue el antepasado inmediato de otros humanos arcaicos y humanos modernos. [ cita necesaria ] Se ha propuesto que Asia H. erectus tienen varias características únicas de poblaciones no asiáticas (autapomorfias), pero no hay un consenso claro sobre cuáles son estas características o si de hecho se limitan solo a Asia. Basado en supuestas características derivadas, el 120 ka Javan Él. soloensis se ha propuesto que se ha especiado de H. erectus, como H. soloensis, pero esto ha sido cuestionado porque se mantienen la mayoría de las características craneales básicas. [34]

En un sentido más amplio, H. erectus en su mayoría había sido reemplazado por H. heidelbergensis hace unos 300 kya años, con una posible supervivencia tardía de H. erectus soloensis en Java se estima que entre 117 y 108 kya. [1]

Descendientes y sinónimos Editar

Homo erectus es la especie más longeva de Homo, habiendo sobrevivido durante casi dos millones de años. Por el contrario, Homo sapiens surgió hace aproximadamente un tercio de un millón de años.

Con respecto a muchos humanos arcaicos, no existe un consenso definitivo sobre si deben clasificarse como subespecies de H. erectus o H. sapiens o como especies separadas.

  • africano H. erectus candidatos
    • Homo ergaster ("Africano H. erectus")
    • Homo naledi (o Él. naledi)
    • Homo antecesor (o Él. antecesor)
    • Homo heidelbergensis (o Él. heidelbergensis)
    • Homo cepranensis (o Él. cepranensis)
    • Homo neanderthalensis (o H. s. neanderthalensis)
    • Homo denisova (o H. s. denisova o Homo sp. Altai, y Homo sapiens subsp. Denisova)
    • Homo rhodesiensis (o H. s. Rhodensis)
    • Homo heidelbergensis (o H. s. heidelbergensis)
    • Homo sapiens idaltu
    • El fósil de Narmada, descubierto en 1982 en Madhya Pradesh, India, se sugirió al principio como H. erectus (Homo erectus narmadensis) pero luego reconocido como H. sapiens. [36]

    Meganthropus, basado en fósiles encontrados en Java, fechados entre 1,4 y 0,9 millones de años, se agrupó tentativamente con H. erectus en contraste con las interpretaciones anteriores de la misma como una especie gigante de humanos primitivos. [24] aunque la literatura más antigua ha colocado los fósiles fuera de Homo en total. [37] Sin embargo, Zanolli et al. (2019) juzgado Meganthropus para ser un género distinto de simio extinto. [38]

    Jefe Editar

    Homo erectus presentaba una cara plana en comparación con los homínidos anteriores, una cresta pronunciada en la frente y un cráneo bajo y plano. [39] [40] Se ha propuesto que la presencia de quillas sagital, frontal y coronal, que son pequeñas crestas que corren a lo largo de estas líneas de sutura, es evidencia de un engrosamiento significativo del cráneo, específicamente la bóveda craneal. Los análisis de tomografía computarizada revelan que este no es el caso. Sin embargo, la parte escamosa del hueso occipital, en particular la cresta occipital interna, en la parte posterior del cráneo es notablemente más gruesa que la de los humanos modernos, probablemente un rasgo basal (ancestral). [40] [41] El registro fósil indica que H. erectus fue la primera especie humana en presentar una nariz saliente, que generalmente se cree que evolucionó en respuesta a respirar aire seco para retener la humedad. [42] La psicóloga estadounidense Lucia Jacobs planteó la hipótesis de que la nariz saliente permitía en cambio distinguir la dirección de donde provienen los diferentes olores (olfato estéreo) para facilitar la navegación y la migración de larga distancia. [43]

    El tamaño medio del cerebro de los asiáticos H. erectus es de aproximadamente 1000 cc (61 pulgadas cúbicas). Sin embargo, se han encontrado especímenes notablemente más pequeños en Dmanisi, Georgia (Él. georgicus) Koobi Fora y Olorgesailie, Kenia y posiblemente Gona, Etiopía. En general, H. erectus el tamaño del cerebro varía de 546 a 1251 cc (33,3 a 76,3 pulgadas cúbicas), [44] que es mayor que el rango de variación observado en los humanos y los chimpancés modernos, aunque menor que el de los gorilas. [ cita necesaria ]

    Dentalmente H. erectus tienen el esmalte más fino de todos los homínidos del Plio-Pleistoceno. El esmalte evita que el diente se rompa con los alimentos duros, pero impide el corte a través de los alimentos duros. Los cuerpos de las mandíbulas de H. erectus, y todo temprano Homo, son más gruesos que los de los humanos modernos y todos los simios vivos. El cuerpo mandibular resiste la torsión por la fuerza de la mordida o la masticación, lo que significa que sus mandíbulas pueden producir tensiones inusualmente poderosas mientras comen, pero la aplicación práctica de esto no está clara. No obstante, los cuerpos mandibulares de H. erectus son algo más delgados que los de principios Homo. Los premolares y molares también tienen una mayor frecuencia de picaduras que H. habilis, sugiriendo H. erectus comió alimentos más quebradizos (que causan picaduras). Todos estos indican que el H. erectus La boca era menos capaz de procesar alimentos duros y más de cortar a través de alimentos más duros, reduciendo así la variedad de alimentos que podía procesar, probablemente como respuesta al uso de herramientas. [45]

    Cuerpo Editar

    Como los humanos modernos, H. erectus variaba ampliamente en tamaño, desde 146 a 185 cm (4 pies 9 pulg. a 6 pies 1 pulgada) de altura y 40 a 68 kg (88 a 150 lb) de peso, lo que se cree que se debe a diferencias regionales en el clima, las tasas de mortalidad y nutrición. [46] Como los humanos modernos y a diferencia de otros grandes simios, no parece haber una gran disparidad de tamaño entre H. erectus hombres y mujeres (dimorfismo sexual específico del tamaño), aunque no hay muchos datos fósiles al respecto. [47] El tamaño del cerebro en dos adultos de Koobi Fora midió 848 y 804 cc (51,7 y 49,1 pulgadas cúbicas), [44] y otro adulto significativamente más pequeño midió 691 cc (42,2 pulgadas cúbicas), lo que posiblemente podría indicar dimorfismo sexual, aunque el sexo estaba indeterminado. [12] Si H. erectus no exhibieron dimorfismo sexual, entonces es posible que fueran los primeros en la línea humana en hacerlo, aunque el registro fósil fragmentario de especies anteriores no lo aclara. Si es así, entonces hubo un aumento sustancial y repentino en la altura de la mujer. [48]

    H. erectus tenía aproximadamente las mismas configuraciones y proporciones de extremidades que los humanos modernos, lo que implica una locomoción similar a la humana. [49] H. erectus las huellas cerca de Ileret, Kenia, también indican un paso humano. [50] Un hombro parecido a un humano sugiere una habilidad para lanzar a alta velocidad. [51] Alguna vez se pensó que el niño Turkana tenía 6 vértebras lumbares en lugar de las 5 que se ven en los humanos modernos y 11 en lugar de 12 vértebras torácicas, pero esto ha sido revisado desde entonces, y ahora se considera que el espécimen exhibió una curvatura similar a la humana. la columna vertebral (lordosis) y el mismo número de vértebras respectivas. [52]

    En gran parte, no está claro cuándo los antepasados ​​humanos perdieron la mayor parte del vello corporal. El análisis genético sugiere que la alta actividad en el receptor de melanocortina 1, que produciría piel oscura, se remonta a 1,2 millones de años. Esto podría indicar la evolución de la calvicie en esta época, ya que la falta de vello corporal habría dejado la piel expuesta a la dañina radiación ultravioleta. [53] Es posible que la piel expuesta solo se volviera desadaptativa en el Pleistoceno, porque la creciente inclinación de la Tierra (que también causó las edades de hielo) habría aumentado el bombardeo de radiación solar, lo que sugeriría que la falta de pelo surgió por primera vez en los australopitecinos. [54] Sin embargo, los australopitecinos parecen haber vivido en elevaciones mucho más altas y mucho más frías, por lo general de 1.000 a 1.600 m (de 3.300 a 5.200 pies) donde la temperatura nocturna puede descender a 10 o 5 ° C (50 o 41 ° F), por lo que Es posible que hayan requerido que el cabello se mantenga caliente, a diferencia de los primeros Homo que habitaba elevaciones más bajas y cálidas. [55] Las poblaciones de latitudes más altas desarrollaron potencialmente una piel más clara para prevenir la deficiencia de vitamina D. [56] A 500-300 ka H. erectus El espécimen de Turquía fue diagnosticado con el primer caso conocido de meningitis tuberculosa, que generalmente se agrava en personas de piel oscura que viven en latitudes más altas debido a la deficiencia de vitamina D. [57] Generalmente se piensa que la falta de pelo ha facilitado la sudoración, [58] pero también se ha propuesto la reducción de la carga parasitaria y la selección sexual. [59] [60]

    Metabolismo Editar

    El espécimen infantil de 1.8 Ma Mojokerto de Java, que murió alrededor de 1 año de edad, presentaba entre el 72% y el 84% del tamaño medio del cerebro adulto, que es más similar a la trayectoria de crecimiento cerebral más rápido de los grandes simios que los humanos modernos. Esto indica que H. erectus Probablemente no era cognitivamente comparable a los humanos modernos, y esa altricialidad secundaria, una infancia prolongada y un largo período de dependencia debido a la gran cantidad de tiempo requerida para la maduración del cerebro, evolucionó mucho más tarde en la evolución humana, tal vez en el último término común humano / neandertal moderno. antepasado. [61] Anteriormente se creía que, basándose en la pelvis estrecha del niño Turkana, H. erectus sólo podría dar a luz con seguridad a un bebé con un volumen cerebral de aproximadamente 230 cc (14 pulgadas cúbicas), lo que equivale a una tasa de crecimiento cerebral similar a la de los humanos modernos para alcanzar el tamaño medio del cerebro adulto de 600-1,067 cc (36,6-65,1 pulgadas cúbicas). Sin embargo, una pelvis femenina de 1.8 Ma de Gona, Etiopía, muestra que H. erectus los bebés con un volumen cerebral de 310 cc (19 pulgadas cúbicas) podrían haber nacido de manera segura, que es un 34-36% del tamaño medio de un adulto, en comparación con el 40% en los chimpancés y el 28% en los humanos modernos. Esto se alinea más con las conclusiones extraídas del niño Mojokerto. [47] Una tasa de desarrollo más rápida podría indicar una esperanza de vida más baja. [62]

    Sobre la base de una masa promedio de 63 kg (139 lb) para los hombres y 52,3 kg (115 lb) para las mujeres, el gasto energético total (ETE), la cantidad de calorías consumidas en un día, se estimó en aproximadamente 2271,8 y 1909,5 kcal. , respectivamente. Esto es similar al de antes Homo, a pesar de un marcado aumento en la actividad y la capacidad migratoria, probablemente porque los tramos más largos de H. erectus eran más eficientes energéticamente en movimientos de larga distancia. No obstante, la estimación de H. erectus las mujeres es un 84% más alto que el de Australopithecus hembras, posiblemente debido a un tamaño corporal aumentado y una tasa de crecimiento disminuida. [63] Un estudio de 2011, en el que se suponía que las necesidades de grasas en la dieta o altas calorías se basaban en la abundancia de animales de caza mayor en H. erectus sitios, calculó una ETE de 2700–3,400 kcal, de las cuales el 27–44% se deriva de la grasa y el 44–62% de la grasa de origen animal. En comparación, los humanos modernos con un nivel de actividad similar tienen una DEE de 2.450 calorías, de las cuales el 33% proviene de la grasa y el 49% de la grasa de los animales. [64]

    Espesor óseo Editar

    El hueso cortical (la capa externa del hueso) está extraordinariamente engrosado, particularmente en las poblaciones de Asia oriental. Los casquetes se han confundido a menudo con los caparazones de tortugas fósiles, [65] y el canal medular en los huesos largos (donde se almacena la médula ósea, en las extremidades) está extremadamente estrecho (estenosis medular). Este grado de engrosamiento suele presentarse en animales semiacuáticos que utilizaron sus huesos pesados ​​(paquiosteoscleróticos) como lastre para ayudarlos a hundirse, inducidos por hipotiroidismo. Las muestras de machos tienen un hueso cortical más grueso que las hembras. [66]

    En gran parte, no está claro qué función podría haber cumplido. Todos los inductores patológicos dejarían cicatrices o algún otro indicador que normalmente no se exhibe en H. erectus. Antes de que se descubrieran esqueletos más completos, Weidenreich sugirió H. erectus era una especie gigantesca, hueso engrosado necesario para soportar el enorme peso. Se planteó la hipótesis de que la actividad física intensa podría haber inducido el engrosamiento de los huesos, pero en 1970, el biólogo humano Stanley Marion Garn demostró que existe una baja correlación entre los dos al menos en los humanos modernos. Garn, en cambio, señaló que las diferentes razas tienen diferentes espesores promedio de hueso cortical, y concluyó que es más genético que ambiental. No está claro si la afección es causada por una mayor aposición ósea (formación de hueso) o una disminución de la resorción ósea, pero Garn señaló que la estenosis es bastante similar a la afección congénita en los seres humanos modernos inducida por la hiperaposición. En 1985, la antropóloga biológica Gail Kennedy defendió la reabsorción como resultado del hiperparatiroidismo causado por la hipocalcemia (deficiencia de calcio), consecuencia de un cambio en la dieta hacia la carne con bajo contenido de calcio. Kennedy no pudo explicar por qué el metabolismo del calcio de H. erectus nunca ajustado. [66]

    En 2004, Noel Boaz y Russel Ciochon sugirieron que era el resultado de una práctica cultural, en la que H. erectus pelearían entre sí con puños, piedras o garrotes para resolver disputas o pelear por parejas, ya que el cráneo está reforzado en áreas clave. La mandíbula es bastante robusta, capaz de absorber golpes fuertes (sin "mandíbula de vidrio"), el borde grueso de la ceja protege los ojos y se transforma en una barra que cubre las orejas, conectando todo el camino en la parte posterior del cráneo, lo que significa golpes en cualquier de estas regiones se puede disipar eficazmente a través del cráneo y la quilla sagital protege la parte superior de la caja craneana. Muchos casquetes suelen tener fracturas debilitantes, como el cráneo X del hombre de Pekín, pero pueden mostrar signos de supervivencia y curación. El antropólogo Peter Brown sugirió una razón similar para el engrosamiento inusual del cráneo aborigen australiano moderno, resultado de un ritual popular en las tribus del centro y sureste de Australia donde los adversarios se golpeaban entre sí con palos (palos) hasta el nocaut. [sesenta y cinco]

    Estructura social Editar

    La única evidencia fósil con respecto a H. erectus La composición del grupo proviene de 4 sitios fuera de Ileret, Kenia, donde es probable que 97 huellas de 1,5 millones de años hayan sido dejadas por un grupo de al menos 20 personas. Uno de estos senderos, según el tamaño de las huellas, puede haber sido un grupo completamente masculino, lo que podría indicar que se trataba de un grupo de tareas especializado, como un grupo de caza o búsqueda de alimentos, o una patrulla fronteriza. Si es correcto, esto también indicaría la división sexual del trabajo, que distingue a las sociedades humanas de las de otros grandes simios y mamíferos carnívoros sociales. En las sociedades modernas de cazadores-recolectores que tienen como objetivo grandes presas, normalmente se envían grupos masculinos para derribar a estos animales de alto riesgo y, debido a la baja tasa de éxito, los grupos femeninos se centran en alimentos más predecibles. [50] Basado en la composición y el comportamiento del grupo de chimpancés y babuinos de la sabana de hoy en día, H. erectus ergaster puede haber vivido en grandes grupos de machos múltiples para defenderse de los grandes depredadores de la sabana en el ambiente abierto y expuesto. [67] Sin embargo, los patrones de dispersión indican que H. erectus generalmente evita áreas con alta densidad de carnívoros. [68] Es posible que los vínculos entre hombres y mujeres y las amistades entre hombres y mujeres fueran aspectos sociales importantes. [67]

    Porque H. erectus los niños tenían tasas de crecimiento cerebral más rápidas, H. erectus probablemente no exhibió el mismo grado de inversión materna o comportamientos de crianza de los hijos que los humanos modernos. [47]

    Porque H. erectus Se cree que los hombres y las mujeres tenían aproximadamente el mismo tamaño en comparación con otros grandes simios (exhiben menos dimorfismo sexual específico de tamaño), generalmente se plantea la hipótesis de que vivían en una sociedad monógama, ya que la reducción del dimorfismo sexual en primates se correlaciona típicamente con esto. sistema de apareamiento. [48] ​​Sin embargo, no está claro si H. erectus de hecho exhibió tasas de dimorfismo sexual similares a las de los humanos. [12] Si lo hicieran, entonces significaría que solo la altura de la hembra aumentaría con respecto a la especie ancestral, lo que podría haber sido causado por un cambio en la fertilidad o la dieta de las hembras, y / o una presión reducida sobre los machos por un tamaño grande. Esto, a su vez, podría implicar un cambio en el comportamiento femenino que dificultaría que los hombres mantuvieran un harén. [69]

    Comida Editar

    El aumento del tamaño del cerebro a menudo se asocia directamente con una dieta más sustanciosa y la consiguiente mayor ingesta calórica. Sin embargo, también es posible que las tripas, costosas en energía, disminuyan de tamaño en H. erectus, porque el intestino grande de los simios se utiliza para sintetizar grasa mediante la fermentación de materia vegetal que fue reemplazada por grasa animal en la dieta, lo que permite desviar más energía al crecimiento del cerebro. Esto habría aumentado el tamaño del cerebro de forma indirecta, manteniendo los mismos requisitos calóricos de las especies ancestrales. H. erectus También puede haber sido el primero en utilizar una estrategia de recolección de alimentos de caza y recolección como respuesta a la creciente dependencia de la carne. Con un énfasis en el trabajo en equipo, la división del trabajo y el intercambio de alimentos, la caza y la recolección eran una estrategia de subsistencia dramáticamente diferente de los modos anteriores. [45] [64]

    H. erectus Los sitios suelen estar asociados con conjuntos de caza de tamaño mediano a grande, a saber, elefantes, rinocerontes, hipopótamos, bovinos y jabalíes. H. erectus habría tenido sobras considerables, lo que podría indicar el intercambio de alimentos o la conservación de alimentos a largo plazo (como por secado) si la mayor parte de la matanza se hubiera utilizado. Es posible que H. erectus creció hasta volverse bastante dependiente de la carne de animales grandes, y la desaparición de H. erectus del Levante se correlaciona con la extinción local del elefante de colmillos rectos. [64] No obstante, H. erectus la dieta probablemente varió ampliamente dependiendo de la ubicación. Por ejemplo, en el sitio 780 ka Gesher Benot Ya'aqov, Israel, los habitantes recolectaron y comieron 55 tipos diferentes de frutas, verduras, semillas, nueces y tubérculos, y parece que usaron fuego para tostar ciertos materiales vegetales que de otra manera no habrían sido comestibles. También consumían anfibios, reptiles, aves, invertebrados acuáticos y terrestres, además de las grandes criaturas habituales como el elefante y el gamo. [70] En el sitio junto al lago 1.95 Ma FwJJ20 en la cuenca del este de Turkana, Kenia, los habitantes comían (junto con los habituales bóvidos, hipopótamos y rinocerontes) criaturas acuáticas como tortugas, cocodrilos y bagres. Los animales grandes probablemente fueron recolectados en este sitio, pero las tortugas y los peces posiblemente fueron recolectados vivos. [71] En el sitio de 1,5 Ma Trinil H. K., Java, H. erectus probablemente recogió pescado y mariscos. [72]

    Dentalmente H. erectus las bocas no eran tan versátiles como las de las especies ancestrales, capaces de procesar una gama más reducida de alimentos. Sin embargo, es probable que se usaran herramientas para procesar alimentos duros, lo que afectaba al aparato de masticación, y esta combinación puede haber aumentado la flexibilidad dietética (aunque esto no equivale a una dieta muy variada). Tal versatilidad puede haber permitido H. erectus para habitar una variedad de entornos diferentes y emigrar más allá de África. [45]

    En 1999, el antropólogo británico Richard Wrangham propuso la "hipótesis de la cocina" que afirma que H. erectus especiado de lo ancestral H. habilis debido al uso del fuego y la cocina hace 2 millones de años para explicar la rápida duplicación del tamaño del cerebro entre estas dos especies en solo un período de tiempo de 500,000 años, y la aparición repentina del plan típico del cuerpo humano. Cocinar hace que las proteínas sean más fáciles de digerir, acelera la absorción de nutrientes y destruye los patógenos transmitidos por los alimentos, lo que habría aumentado la capacidad de carga natural del medio ambiente, permitiendo que el tamaño del grupo se expanda, provocando una presión selectiva por la sociabilidad, lo que requiere una mayor función cerebral. [73] [74] Sin embargo, el registro fósil no asocia la aparición de H. erectus con el uso del fuego ni con ningún avance tecnológico para el caso, y cocinar probablemente no se convirtió en una práctica común hasta después de 400 kya. [45] [64]

    Tecnología Editar

    Producción de herramientas Editar

    H. erectus se le atribuye la invención de la industria de herramientas de piedra achelense, sucediendo a la industria de Oldowan, [75] [76] y fueron los primeros en hacer escamas líticas de más de 10 cm (3,9 pulgadas) y hachas de mano (que incluyen herramientas bifaciales con solo 2 lados , como picos, cuchillos y cuchillas). [77] Aunque más grandes y pesadas, estas hachas de mano tenían bordes más afilados y cincelados. [78] Probablemente eran herramientas de usos múltiples, utilizadas en una variedad de actividades como cortar carne, madera o plantas comestibles. [79] En 1979, el paleontólogo estadounidense Thomas Wynn declaró que la tecnología achelense requería inteligencia operativa (previsión y planificación), siendo notablemente más compleja que la tecnología Oldowan que incluía líticas de forma, secciones transversales y simetría no estandarizadas. Con base en esto, concluyó que no existe una disparidad significativa en inteligencia entre H. erectus y los humanos modernos y que, durante los últimos 300.000 años, el aumento de la inteligencia no ha sido un factor de influencia importante en la evolución cultural. [80] Sin embargo, un niño de 1 año H. erectus El espécimen muestra que esta especie carecía de una infancia prolongada necesaria para un mayor desarrollo cerebral, lo que indica una menor capacidad cognitiva. [61] Algunos sitios, probablemente debido a la ocupación durante varias generaciones, presentan hachas de mano en masa, como Melka Kunture, Etiopía Olorgesailie, Kenia Isimila, Tanzania y Kalambo Falls, Zambia. [79]

    El registro más antiguo de tecnología achelense proviene de West Turkana, Kenia, 1,76 millones de años. Las líticas de Oldowan también se conocen en el sitio, y las dos parecieron coexistir durante algún tiempo. Los primeros registros de la tecnología achelense fuera de África datan de no más de 1 millón de años, lo que indica que solo se generalizó después de algunos años secundarios. H. erectus dispersión de África. [78]

    En Java, H. erectus produjo herramientas a partir de conchas en Sangiran [81] y Trinil. [82] Las piedras esféricas, que miden de 6 a 12 cm (2,4 a 4,7 pulgadas) de diámetro, se encuentran con frecuencia en los sitios del Paleolítico Inferior de África y China, y se usaron potencialmente como bolas si es correcto, esto indicaría tecnología de cuerdas y cordeles. [83]

    Fuego Editar

    H. erectus se le atribuye el mérito de ser el primer antepasado humano en haber utilizado el fuego, aunque el momento de esta invención se debate principalmente porque las fogatas se conservan muy raramente y muy mal durante largos períodos de tiempo, y mucho menos miles o millones de años. Los primeros lugares de incendio declarados se encuentran en Kenia, FxJj20 en Koobi Fora [84] [73] [85] y GnJi 1 / 6E en la Formación Chemoigut, desde 1,5 Mya, [73] [85] y en Sudáfrica, Cueva Wonderwerk, 1,7 millones de años. [86] Se cree que los primeros bomberos simplemente se transportaron a cuevas y mantuvieron incendios naturales durante períodos prolongados o solo esporádicamente cuando surgió la oportunidad. Mantener los fuegos requeriría que los bomberos tuvieran conocimientos sobre materiales de combustión lenta como el estiércol. [73] El fuego se vuelve notablemente más abundante en el registro arqueológico más amplio después de hace 400.000-300.000 años, lo que puede explicarse porque algunos avances en las técnicas de manejo del fuego tuvieron lugar en este momento [73] o los antepasados ​​humanos solo usaron el fuego de manera oportunista hasta ese momento. [85] [87] [45] [64] Es posible que el inicio de fuegos fuera inventado, perdido y reinventado varias veces e independientemente por diferentes comunidades en lugar de inventarse en un solo lugar y extenderse por todo el mundo. [87] La ​​evidencia más antigua de hogares proviene de Gesher Benot Ya'aqov, Israel, hace más de 700.000 años, donde el fuego se registra en múltiples capas en un área cercana al agua, ambos no característicos de los incendios naturales. [74]

    La iluminación artificial puede haber provocado un aumento de las horas de vigilia (los humanos modernos tienen aproximadamente un período de vigilia de 16 horas, mientras que otros simios generalmente están despiertos solo desde el amanecer hasta la puesta del sol) y estas horas adicionales probablemente se usaron para socializar. Debido a esto, el uso del fuego probablemente también esté relacionado con el origen del lenguaje. [73] [74] La iluminación artificial también puede haber hecho posible dormir en el suelo en lugar de los árboles al mantener a raya a los depredadores terrestres. [74]

    Es posible que la migración al clima gélido de Europa de la Edad de Hielo solo haya sido posible debido al fuego, pero la evidencia del uso del fuego en Europa hasta hace unos 400-300.000 años está notablemente ausente. [85] Si estos primeros europeos H. erectus no tenían fuego, no está muy claro cómo se mantuvieron calientes, evitaron depredadores y prepararon grasa y carne de animales para el consumo y los rayos son menos comunes más al norte, lo que equivale a una disponibilidad reducida de incendios naturales.Es posible que solo supieran cómo mantener los incendios en ciertos entornos de los paisajes y prepararan comida a cierta distancia de su hogar, lo que significa que la evidencia del fuego y la evidencia de la actividad de los homínidos están muy espaciadas. [74] Alternativamente, H. erectus Es posible que solo se hayan desplazado más al norte durante los períodos interglaciares más cálidos, por lo que no requirieron fuego, almacenamiento de alimentos o tecnología de ropa, [88] y sus patrones de dispersión indican que generalmente permanecieron en latitudes bajas a medias más cálidas. [68] Se debate si el Él. pekinensis Los habitantes de Zhoukoudian, en el norte de China, eran capaces de controlar incendios desde 770 kya para mantenerse calientes en lo que pudo haber sido un clima relativamente frío. [89]

    Construcción Editar

    En 1962, se descubrió en Olduvai Gorge un círculo de 366 cm × 427 cm × 30 cm (12 pies × 14 pies × 1 pie) hecho con rocas volcánicas. A intervalos de 61 a 76 cm (2 a 2,5 pies), las rocas se apilaron hasta 15 a 23 cm (6 a 9 pulgadas) de altura. La paleoantropóloga británica Mary Leakey sugirió que las pilas de rocas se usaban para sostener postes clavados en el suelo, posiblemente para sostener una protección contra el viento o una cabaña rústica. Algunas tribus nómadas de hoy en día construyen paredes de roca bajas similares para construir refugios temporales, doblando ramas verticales como postes y usando pastos o pieles de animales como pantalla. [90] Data de 1,75 millones de años y es la evidencia arquitectónica más antigua. [91]

    En Europa, se ha reclamado evidencia de estructuras de viviendas construidas que datan del Holstein Interglacial (que comenzó 424 kya) o que siguieron a él en Bilzingsleben, Alemania Terra Amata, Francia y Fermanville y Saint-Germain-des-Vaux en Normandía. La evidencia más antigua de una vivienda (y una fogata) en Europa proviene de Přezletice, República Checa, 700 kya durante el Interglacial de Cromerian. La base de esta vivienda medía aproximadamente 3 m × 4 m (9,8 pies × 13,1 pies) en el exterior y 3 m × 2 m (9,8 pies × 6,6 pies) en el interior, y se considera que fue una cabaña de superficie firme, probablemente con un techo abovedado hecho de ramas gruesas o postes delgados, sostenido por una base de grandes rocas y tierra, y probablemente funcionó como un campamento base de invierno. [92]

    La evidencia más temprana de la presencia de cuevas es Wonderwerk Cave, Sudáfrica, alrededor de 1,6 millones de años, pero la evidencia del uso de cuevas a nivel mundial es esporádica hasta alrededor de 600 kya. [93]

    Ropa Editar

    En gran parte, no está claro cuándo se inventó la ropa, y la estimación más temprana se remonta a 3 millones de años para compensar la falta de vello corporal aislante. [54] Se sabe que los piojos de la cabeza y los piojos del cuerpo (estos últimos solo pueden habitar individuos vestidos) para los humanos modernos divergieron alrededor de 170 kya, mucho antes de que los humanos modernos abandonaran África, lo que significa que la ropa ya se usaba bien antes de encontrarse con climas fríos. Se cree que uno de los primeros usos de la piel de animales fue para la ropa, y los raspadores de piel más antiguos datan de aproximadamente 780 kya, aunque esto no es indicativo de la ropa. [94]

    Marinero Editar

    Los artefactos achelenses descubiertos en islas aisladas que nunca estuvieron conectadas a tierra en el Pleistoceno pueden mostrar navegación por H. erectus desde 1 Mya en Indonesia. Habían llegado a las islas de Flores, Timor y Roti, lo que habría obligado a cruzar el estrecho de Lombok (la línea Wallace), al menos antes de los 800 kya. También es posible que fueran los primeros marineros europeos y cruzaron el Estrecho de Gibraltar entre el norte de África y España. Un análisis genético de 2021 de estas poblaciones insulares de H. erectus no encontró evidencia de mestizaje con humanos modernos. [95] La capacidad de navegación mostraría H. erectus Tenía una gran capacidad de planificación, probablemente meses antes del viaje. [96] [97]

    Similar, Homo luzonensis está fechado entre 771.000 y 631.000 años atrás. Debido a que Luzón siempre ha sido una isla en el Cuaternario, los antepasados ​​de H. luzonensis habría tenido que haber hecho un importante cruce marítimo y cruzar la Línea Huxley. [98]

    Cuidado de la salud Editar

    El ejemplo probable más temprano de debilitar a los miembros de un grupo enfermo es un 1,77 Ma Él. georgicus espécimen que había perdido todos menos un diente debido a la edad o enfermedad de las encías, el primer ejemplo de deterioro severo de la masticación, pero que sobrevivió durante varios años después. Sin embargo, es posible que los australopitecinos fueran capaces de cuidar a los miembros debilitados del grupo. [99] Incapaz de masticar, este Él. georgicus el individuo probablemente comió alimentos blandos de origen vegetal o animal, posiblemente con la ayuda de otros miembros del grupo. Se cree que los grupos de latitudes altas eran predominantemente carnívoros, que comían tejidos blandos como la médula ósea o el cerebro, lo que puede haber aumentado las tasas de supervivencia de las personas desdentadas. [100]

    El niño de 1.5 Ma Turkana fue diagnosticado con una hernia de disco espinal juvenil y, debido a que este espécimen aún estaba creciendo, esto causó algo de escoliosis (curvatura anormal de la columna). Estos generalmente causan dolor lumbar y ciática recurrentes (dolor que recorre la pierna) y probablemente restringieron al niño Turkana al caminar, agacharse y otras actividades diarias. El espécimen parece haber sobrevivido hasta la adolescencia, lo que evidencia un cuidado grupal avanzado. [101]

    El espécimen de hombre de Java 1000-700 ka presenta un osteocito notable en el fémur, probablemente enfermedad ósea de Paget y osteopetrosis, engrosamiento del hueso, probablemente como resultado de fluorosis esquelética causada por la ingestión de alimentos contaminados por cenizas volcánicas llenas de flúor (como el espécimen se encontró en estratos llenos de cenizas). El ganado que pasta en campos llenos de cenizas volcánicas generalmente muere de intoxicación aguda en unos pocos días o semanas. [102]

    Arte y rituales Editar

    Un caparazón de Pseudodon grabado DUB1006-fL con marcas geométricas podría posiblemente ser evidencia de la creación de arte más antigua, que data de 546-436 kya. Las capacidades de creación de arte podrían considerarse evidencia del pensamiento simbólico, que está asociado con la cognición y el comportamiento modernos. [82] [103] [104] [105] En 1976, el arqueólogo estadounidense Alexander Marshack afirmó que las líneas grabadas en una costilla de buey, asociadas con la lítica achelense, de Pech de l'Azé, Francia, son similares a un diseño de meandro encontrado en arte rupestre humano moderno del Paleolítico Superior. [106] En el noroeste de África se encontraron tres cuentas de cáscara de huevo de avestruz asociadas con la lítica achueliana, las cuentas de disco más antiguas jamás encontradas, y también se han encontrado cuentas de disco achelense en Francia e Israel. [96] Se postula que la "Venus de Tan-Tan" del Pleistoceno medio y la "Venus de Berekhat Ram" fueron elaboradas por H. erectus para parecerse a una forma humana. En su mayoría se formaron por la intemperie natural, pero ligeramente modificados para enfatizar ciertos surcos para sugerir la línea del cabello, las extremidades y los ojos. [107] [108] El primero tiene rastros de pigmentos en el anverso, posiblemente indicando que estaba coloreado. [107]

    H. erectus fue también el primer ser humano en haber recolectado intencionalmente pigmentos de color rojo, es decir, ocre, registrados ya en el Pleistoceno medio. Se sugirió que los bultos ocre en Olduvai Gorge, Tanzania, asociados con el 1.4 Ma Olduvai Homínido 9, y Ambrona, España, que datan de 424 a 374 kya, fueron golpeados por una piedra de martillo y que se formaron y recortaron a propósito. [109] [106] En Terra Amata, Francia, que data de 425-400 o 355-325 kya, se recuperaron ocres rojos, amarillos y marrones en asociación con estructuras polares, el ocre probablemente se calentó para lograr una gama de colores tan amplia. [109] [110] Como no está claro si H. erectus podría haber usado el ocre para cualquier aplicación práctica, la colección de ocre podría indicar que H. erectus fue el primer ser humano en exhibir un sentido de la estética y pensar más allá de la simple supervivencia. Se postula que especies humanas posteriores utilizaron el ocre como pintura corporal, pero en el caso de H. erectus, se cuestiona si la pintura corporal se usó tan temprano en el tiempo. Además, no está claro si estos pocos ejemplos no son simplemente incidentes aislados de uso de ocre, ya que el ocre es mucho más frecuente en los sitios del Paleolítico Medio y Superior atribuidos a los neandertales y H. sapiens. [111] [106]

    En 1935, el antropólogo judío alemán Franz Weidenreich especuló que los habitantes del sitio chino Zhoukoudian Peking Man eran miembros de algún Culto del Cráneo del Paleolítico Inferior porque todos los cráneos mostraban golpes fatales en la cabeza, rompiendo el foramen magnum en la base del cráneo. , en general falta de aspectos faciales conservados, un patrón aparentemente constante de rotura en la mandíbula y una falta de restos poscraneales (elementos que no son el cráneo). Creía que los habitantes eran cazadores de cabezas, rompió los cráneos y se comió los sesos de sus víctimas. [112] [106] Sin embargo, los animales carroñeros y las fuerzas naturales como las inundaciones también pueden infligir el mismo tipo de daño a los cráneos, [106] y no hay suficiente evidencia para sugerir la caza del hombre o el canibalismo. [113]

    En 1999, los escritores científicos británicos Marek Kohn y Steven Mithen dijeron que muchas hachas de mano no presentan desgaste y se produjeron en masa, y concluyeron que estas líticas simétricas en forma de lágrima funcionaban principalmente como herramientas de visualización para que los machos pudieran demostrar su aptitud a las hembras en algún ritual de cortejo, y fueron descartados después. [114] Sin embargo, una aparente falta de uso informado se debe probablemente a la falta de estudios de uso y desgaste, y solo unos pocos sitios producen una suma exorbitante de hachas de mano probablemente debido a la acumulación gradual durante generaciones en lugar de la producción en masa. [79]

    Idioma Editar

    En 1984, la columna vertebral del adolescente Turkana de 1,6 Ma indicó que este individuo no había desarrollado adecuadamente los músculos respiratorios para producir el habla. En 2001, los antropólogos estadounidenses Bruce Latimer y James Ohman concluyeron que el niño Turkana padecía displasia esquelética y escoliosis. [115] En 2006, el antropólogo estadounidense Marc Meyer y sus colegas describieron un 1.8 Ma Él. georgicus espécimen que tiene una columna dentro del rango de variación de las espinas humanas modernas, afirmando que el niño Turkana tenía estenosis espinal y, por lo tanto, no era representativo de la especie. Además, porque consideró Él. georgicus ancestral de todos los no africanos H. erectus, Meyer concluyó que los músculos respiratorios de todos H. erectus (al menos noergaster) no habría impedido la vocalización o la producción del habla. [116] Sin embargo, en 2013 y 2014, el antropólogo Regula Schiess y sus colegas concluyeron que no hay evidencia de defectos congénitos en el niño Turkana, y consideraron el espécimen representativo de la especie. [117] [118]

    Neurológicamente, todos Homo tienen cerebros configurados de manera similar, y, de la misma manera, las áreas de Broca y Wernicke (a cargo de la formulación de oraciones y la producción del habla en los humanos modernos) de H. erectus eran comparables a los de los humanos modernos. Sin embargo, esto no es indicativo de nada en términos de capacidad de habla, ya que incluso los chimpancés grandes pueden haber expandido de manera similar el área de Broca, y no está claro si estas áreas sirvieron como centros de lenguaje en humanos arcaicos. [119] Un niño de 1 año H. erectus muestra que una infancia prolongada para permitir el crecimiento del cerebro, que es un requisito previo en la adquisición del lenguaje, no se exhibió en esta especie. [61]

    El hueso hioides sostiene la lengua y hace posible la modulación del tracto vocal para controlar el tono y el volumen. A 400 ka H. erectus El hueso hioides de Castel di Guido, Italia, tiene forma de barra, más similar a la de otros Homo que a la de los simios no humanos y Australopithecus—Pero carece de impresiones musculares, tiene un cuerpo en forma de escudo y se supone que tiene cuernos mayores reducidos, lo que significa H. erectus carecía de un aparato vocal similar al humano y, por lo tanto, de los prerrequisitos anatómicos para un nivel de habla humano moderno. [120] El aumento del tamaño del cerebro y la complejidad cultural en conjunto con el refinamiento tecnológico, y la hipótesis de que los neandertales y los humanos modernos pueden haber heredado las capacidades del habla del último antepasado común, posiblemente podrían indicar que H. erectus usó algún proto-lenguaje y construyó el marco básico alrededor del cual eventualmente se construirían los lenguajes completos. [121] Sin embargo, este ancestro puede haber sido H. heidelbergensis, como un hueso hioides de un 530 ka H. heidelbergensis un ejemplar de la cueva española de la Sima de los Huesos es como el de los humanos modernos, [122] y otro ejemplar de la misma zona muestra una capacidad auditiva lo suficientemente sensible para captar el habla humana. [123]

    La última aparición conocida de Homo erectus es de 117.000 a 108.000 años en Ngandong, Java, según un estudio publicado en 2019. [1]

    En 2020, los investigadores informaron que Homo erectus y Homo heidelbergensis perdieron más de la mitad de su nicho climático - el clima al que se adaptaron - el espacio, sin la correspondiente reducción en el rango físico, justo antes de la extinción y que el cambio climático jugó un papel sustancial en las extinciones del pasado Homo especies. [124] [125] [126]

    La cueva inferior de la cueva Zhoukoudian, China, es uno de los sitios arqueológicos más importantes del mundo. [127] Se han encontrado restos de 45 individuos homo erectus y se han recuperado miles de herramientas. [127] La ​​mayoría de estos restos se perdieron durante la Segunda Guerra Mundial, con la excepción de dos elementos postcraneales que fueron redescubiertos en China en 1951 y cuatro dientes humanos de "Dragon Bone Hill". [127]

    Nueva evidencia ha demostrado que Homo erectus no tiene huesos de bóveda excepcionalmente gruesos, como se pensaba anteriormente. [128] Las pruebas mostraron que ni asiáticos ni africanos Homo erectus tenía huesos de bóveda excepcionalmente grandes. [128]

    Fósiles individuales Editar

    Algunos de los principales Homo erectus fósiles:

    • Indonesia (isla de Java): Trinil 2 (holotipo), colección Sangiran, colección Sambungmachan, [129] colección Ngandong
    • China ("Hombre de Pekín"): Lantian (Gongwangling y Chenjiawo), Yunxian, Zhoukoudian, Nanjing, Hexian
    • Kenia: KNM ER 3883, KNM ER 3733
    • Vietnam: Norte, Tham Khuyen, [130] Hoa Binh [cita necesaria]
    • República de Georgia: colección de Dmanisi ("Homo erectus georgicus")
    • Etiopía: Daka calvaria
    • Eritrea: cráneo de Buia (posiblemente H. ergaster) [131], Turquía: fósil de Kocabas [132], Sudáfrica: DNH 134 [133]

    Réplica de mandíbulas inferiores de Homo erectus de Tautavel, Francia.

    Una reconstrucción basada en la evidencia del miembro de Daka, Etiopía

    Fósiles originales de Pithecanthropus erectus (ahora Homo erectus) encontrado en Java en 1891.


    Malta prehistórica

    El hombre llegó por primera vez a Malta alrededor del 5200 a. C., probablemente de Sicilia (a unos 100 km / 60 millas al norte), y formó principalmente comunidades agrícolas y pesqueras. Lo que sobrevive de esta comunidad son los fragmentos de estatuillas talladas que enfatizan las características femeninas como un culto a la fertilidad. Con toda la tecnología moderna disponible para investigadores y arqueólogos, poco más se sabe de esta civilización prehistórica que permanece envuelta en un misterio.

    El período del templo, uno de los períodos más importantes de la historia de Malta, comenzó alrededor del 3600 a. C. Hay más de cincuenta sitios en Malta, la mayor concentración de restos prehistóricos en un área tan pequeña.

    los Ġgantija El templo prehistórico (piedras gigantes) de Gozo es el edificio independiente más antiguo del mundo. Muchos de los templos de Malta tienen la forma de cinco habitaciones semicirculares conectadas en el centro que podrían haber representado la cabeza, los brazos y las piernas de una diosa, ya que uno de los tipos más comunes de estatuas que se encuentran en estos templos es una mujer gorda, un símbolo de Fertilidad. El período del Templo duró hasta aproximadamente el 2500 aC, cuando la civilización que levantó estos enormes monolitos (losas) parece haber desaparecido. Muchos se preguntan si fueron completamente eliminados o absorbidos por nuevas oleadas de inmigrantes.

    El vasto complejo de templos en Tarxien es el monumento individual más completo perteneciente a una cultura prehistórica de Malta en particular. Hay tres estructuras, construidas en diferentes períodos, pero todas vinculadas. En este complejo se encontraron los ejemplos de decoración tallados más elaboradamente en cualquier lugar de Malta y Gozo, tallados en semi-alto relieve en piedra, junto con la base y la parte inferior de una figura colosal que se cree que representa a la diosa de la fertilidad. Las excavaciones han demostrado que el sacrificio de animales formaba parte de la religión de la época.


    El caso más antiguo conocido de enfermedad de los huesos y apospita y apostalgia encontrado en restos de la Edad del Hierro

    • La osteopetrosis es un trastorno genético poco común que hace que los huesos se vuelvan densos.
    • Los investigadores examinaron los restos que fueron desenterrados de Maliq en 1963.
    • Encontraron signos clásicos de osteopetrosis que incluyen rigidez ósea y fractura.
    • La presentación de la enfermedad en el hombre es idéntica a la que se observa en el presente.
    • Los hallazgos sugieren que la osteopetrosis es estable y es poco probable que cambie en el futuro.

    Un hombre de la Edad del Hierro que murió hace unos 6.600 años en lo que hoy es Albania tenía el caso más antiguo conocido de osteopetrosis, o & # 8216 enfermedad ósea de piedra & # 8217 - según un estudio.

    La osteopetrosis es un trastorno genético poco común que provoca que los huesos de uno de los huesos se endurezcan y se vuelvan más densos, lo que los hace más susceptibles a las fracturas.

    Se puede clasificar en diferentes tipos, dependiendo del patrón de herencia, siendo la versión genéticamente dominante más leve y la recesiva severa.

    Lo primero ocurre hoy en día en uno a nueve de cada 100.000 nacimientos, y el segundo en cada 200.000 niños nacidos.

    Investigadores de Alemania analizaron los restos de 1,5 metros de altura del hombre, que murió a los 20 años, que fueron desenterrados en la ciudad de Maliq en 1963.

    Encontraron signos clásicos del trastorno, específicamente una versión del tipo genéticamente dominante, con rigidez ósea y evidencia de fractura y deformidad.

    No está claro exactamente cómo la condición del hombre habría afectado su vida, aunque el equipo dijo que era posible que pudiera haber restringido sus habilidades físicas.

    El esqueleto de Maliq, que ha sido fechado por radiocarbono alrededor de 4.620-4.456 aC, es anterior al siguiente caso más antiguo conocido de osteopetrosis en unos 4.800 años.

    Además, el equipo descubrió que la condición del hombre es exactamente la misma que los casos de osteopetrosis autosómica dominante que se observan en la actualidad.

    Esta estabilidad de la enfermedad sugiere que también es poco probable que cambie en el futuro.

    Un hombre de la Edad del Hierro que murió hace unos 6.600 años en lo que hoy es Albania tenía el caso más antiguo conocido de osteopetrosis, o & # 8216 enfermedad ósea de piedra & # 8217 - según un estudio. En la foto, a la derecha, el hombre & # 8217s permanece y, a la izquierda, las posiciones ligeramente distorsionadas que habrían ocupado en la vida.

    La osteopetrosis es un trastorno genético poco común que provoca que los huesos de uno de los huesos se endurezcan y se vuelvan más densos, lo que los hace más susceptibles a las fracturas.En la foto, el fémur izquierdo visto en rayos X

    El estudio fue realizado por la paleopatóloga Julia Gresky del Instituto Arqueológico Alemán y sus colegas.

    & # 8216Un elemento en gran parte desconocido de las enfermedades raras es su historia: ¿cuándo surgieron estas enfermedades por primera vez y han sufrido algún cambio con el tiempo? & # 8217, escribió el equipo.

    & # 8216 Los estudios paleopatológicos de restos humanos de contextos arqueológicos pueden proporcionar evidencia objetiva e imparcial de los orígenes y el desarrollo de enfermedades raras mediante el estudio de los rastros de enfermedades directamente en los huesos & # 8217, agregaron.

    El equipo analizó los restos del hombre # 8217, que incluían los huesos del húmero (parte superior del brazo), parte del radio (uno de los dos huesos del antebrazo) y fémur (hueso del muslo), bajo radiografías y tomografías computarizadas (TC). así como por un microscopio.

    Todos los análisis revelaron los signos característicos de la osteopetrosis: todos los huesos eran inusualmente pesados ​​y presentaban evidencia de endurecimiento del tejido, obliteración de la cavidad de la médula y abombamiento distintivo de las & # 8216 secciones del cuello & # 8217 de los huesos largos.

    El equipo también encontró evidencia en uno de los húmero de lo que sospechaban que era una fractura causada por la flexión y el agrietamiento del hueso, o posiblemente una malformación como resultado más directo de la osteopetrosis.

    & # 8216En nuestro caso tenemos evidencia de una fractura curada del radio (brazo izquierdo inferior) y tenemos una distorsión del húmero derecho, & # 8217 el Dr. Gresky le dijo a MailOnline.

    & # 8216 Él podría haber estado ligeramente restringido en el trabajo físico severo, pero esto no se puede probar del todo. & # 8217

    En cuanto al tipo exacto de osteopetrosis, los investigadores pudieron descartar, basándose en la edad estimada del hombre, la & # 8216 osteopetrosis autosómica recesiva & # 8217, que normalmente conduce a la muerte en la primera década de vida si no se trata.

    En cambio, basándose en las bandas rígidas en partes de los huesos largos y el mayor riesgo de fracturas, el equipo llegó a la conclusión de que el hombre padecía osteopetrosis autosómica dominante tipo 2.

    & # 8216 El análisis genético de este individuo podría reducir el diagnóstico a una mutación particular si la preservación del ADN fuera suficiente & # 8217, señalaron los investigadores.

    Encontraron signos clásicos del trastorno, específicamente una versión del tipo genéticamente dominante, con rigidez ósea y evidencia de fractura y deformidad. En la imagen, cortes de tomografía computarizada del fémur del hombre # 8217, izquierda, en comparación con el mismo de un individuo sano, derecha

    Los hallazgos también brindan a los expertos una idea de lo poco que ha cambiado este tipo de osteopetrosis a lo largo de los milenios, lo que sugiere que también se mantendrá estable en el futuro.

    & # 8216Las características patognomónicas descritas para los pacientes con osteopetrosis autosómica dominante son idénticas a las descritas para este esqueleto de 6000 años, & # 8217, explicaron los investigadores.

    La morfología era idéntica a nivel macroscópico, radiográfico y microscópico, lo que indica que la expresión de la osteopetrosis autosómica dominante no ha cambiado durante miles de años. & # 8217

    No está claro exactamente cómo la condición del hombre habría afectado su vida, aunque el equipo dijo que era posible que pudiera haber restringido sus habilidades físicas. En la imagen, arriba a la izquierda, una sección transversal de la cabeza y el cuello femorales izquierdos del hombre # 8217. Las imágenes de microscopio (por ejemplo, arriba a la derecha) muestran barras irregulares de cartílago anterior mineralizado (abajo a la izquierda), así como capas en forma de media luna de matriz mineralizada (abajo a la derecha)

    & # 8216 Las enfermedades raras todavía están subrepresentadas en la investigación médica actual & # 8217, dijo el equipo.

    & # 8216 Agregar casos antiguos, respetando los límites éticos para la exploración de restos humanos, puede proporcionar datos diferentes a los que se pueden tomar de un paciente vivo. & # 8217

    Por ejemplo, explicaron, los restos antiguos pueden someterse a exploraciones radiológicas más intensivas que serían seguras de usar en pacientes vivos, y también ofrecen la oportunidad de realizar un muestreo más extenso para el análisis que una biopsia.

    En estudios futuros, el equipo espera poder evaluar si la osteopetrosis era más o menos común hace milenios.

    Los hallazgos completos del estudio se publicaron en la revista The Lancet Diabetes and Endocrinology.

    Investigadores de Alemania analizaron los restos de 1,5 metros de altura del hombre, que murió a los veinte años, que fueron desenterrados en la ciudad de Maliq en 1963.

    OSTEOPETROSIS: LO BÁSICO

    La osteopetrosis es una enfermedad de los huesos que hace que los huesos sean anormalmente densos y propensos a romperse.

    Los investigadores han descrito varios tipos importantes de osteopetrosis, que generalmente se distinguen por su patrón de herencia: autosómico dominante, autosómico recesivo o ligado al cromosoma X.

    Los diferentes tipos de trastorno también se pueden distinguir por la gravedad de sus signos y síntomas.

    Osteopetrosis autosómica dominante

    La osteopetrosis autosómica dominante, que también se denomina enfermedad de Albers-Schönberg, suele ser el tipo más leve de trastorno.

    Algunas personas afectadas no presentan síntomas.

    En estas personas, los huesos inusualmente densos pueden descubrirse por accidente cuando se realiza una radiografía por otro motivo.

    En las personas afectadas que desarrollan signos y síntomas, las características principales de la afección incluyen múltiples fracturas óseas, curvatura anormal de la columna de lado a lado (escoliosis) u otras anomalías de la columna, artritis en las caderas y una infección ósea llamada osteomielitis.

    Estos problemas generalmente se hacen evidentes al final de la niñez o la adolescencia.

    Osteopetrosis autosómica recesiva

    La osteopetrosis autosómica recesiva es una forma más grave del trastorno que se manifiesta en la primera infancia.

    Las personas afectadas tienen un alto riesgo de fractura ósea como resultado de golpes y caídas aparentemente menores.

    Los huesos del cráneo anormalmente densos pellizcan los nervios de la cabeza y la cara (nervios craneales), lo que a menudo resulta en pérdida de visión, pérdida de audición y parálisis de los músculos faciales.

    Los huesos densos también pueden afectar la función de la médula ósea, impidiendo que produzca nuevas células sanguíneas y células del sistema inmunológico.

    Como resultado, las personas con osteopetrosis grave corren el riesgo de sangrado anormal, escasez de glóbulos rojos (anemia) e infecciones recurrentes.

    En los casos más graves, estas anomalías de la médula ósea pueden poner en peligro la vida en la infancia o la primera infancia.

    Otras características de la osteopetrosis autosómica recesiva pueden incluir crecimiento lento y baja estatura, anomalías dentales y agrandamiento del hígado y el bazo (hepatoesplenomegalia).

    Dependiendo de los cambios genéticos involucrados, las personas con osteopetrosis grave también pueden tener anomalías cerebrales, discapacidad intelectual o convulsiones recurrentes (epilepsia).

    Osteopetrosis autosómica intermedia

    A algunas personas se les ha diagnosticado osteopetrosis autosómica intermedia (IAO), una forma del trastorno que puede tener un patrón de herencia autosómico dominante o autosómico recesivo.

    Los signos y síntomas de esta afección se notan en la infancia e incluyen un mayor riesgo de fractura ósea y anemia.

    Las personas con esta forma del trastorno generalmente no tienen anomalías de la médula ósea que pongan en peligro la vida.

    Sin embargo, algunas personas afectadas han tenido depósitos anormales de calcio (calcificaciones) en el cerebro, discapacidad intelectual y una forma de enfermedad renal llamada acidosis tubular renal.

    En raras ocasiones, la osteopetrosis puede tener un patrón de herencia ligado al cromosoma X.

    Además de los huesos anormalmente densos, la forma ligada al cromosoma X del trastorno se caracteriza por una hinchazón anormal causada por una acumulación de líquido (linfedema) y una afección llamada displasia ectodérmica anhidrótica que afecta la piel, el cabello, los dientes y las glándulas sudoríparas. .

    Las personas afectadas también tienen un sistema inmunológico que funciona mal (inmunodeficiencia), lo que permite que se desarrollen infecciones graves y recurrentes.

    Los investigadores a menudo se refieren a esta condición como OL-EDA-ID, un acrónimo derivado de cada una de las principales características del trastorno.


    El hombre neolítico de Maliq tenía el caso más antiguo conocido de osteopetrosis: historia

    Revisión de los avances actuales en el campo de la paleogenética que brindan nuevas oportunidades en el estudio de la evolución de enfermedades óseas genéticas raras.

    Material y métodos

    A partir de casos de la literatura, se introducirá la genética de las enfermedades óseas raras y se abordarán las principales cuestiones metodológicas, centrándose en las oportunidades que presenta la aplicación de análisis de ADNa en el campo de la paleopatología.

    Resultados

    La literatura médica proporciona grandes conjuntos de datos sobre los genes responsables de los trastornos óseos raros. Estos genes, subdivididos en categorías funcionales, muestran importantes objetivos futuros al analizar trastornos genéticos óseos raros en restos humanos antiguos.

    Conclusiones

    Se requieren conocimientos tanto del fenotipo como del genotipo para estudiar enfermedades raras en restos humanos antiguos.

    Significado

    La investigación interdisciplinaria propuesta proporcionará una nueva perspectiva sobre la aparición y propagación de factores de riesgo genéticos en el pasado y ayudará en el diagnóstico de estas enfermedades raras y a menudo desatendidas.

    Limitaciones

    Las limitaciones actuales en la investigación del ADN antiguo y en las mutaciones específicas que causan enfermedades (p. Ej., Somáticas o de línea germinal).

    Sugerencias para futuras investigaciones

    Los avances metodológicos y las listas de genes candidatos proporcionan la base óptima para futuros estudios interdisciplinarios de trastornos óseos genéticos raros en restos humanos antiguos.


    4 - Cambios climáticos y sus consecuencias en la dinámica aluvial

    14 El clima afecta la erosión a través de cambios de temperatura y precipitación. Las condiciones climáticas favorecieron la reforestación posterior al Plioceno después de 8000 años AP. Las laderas quedaron protegidas contra la erosión total y los sedimentos predominantemente finos se eliminaron de las laderas y se transportaron hacia el mar. Solo después de 5000 años AP se hizo claramente evidente la sequedad del verano, y esto favoreció los incendios naturales que llevaron a aperturas temporales del bosque y a una intensa erosión local durante las precipitaciones otoñales que siguieron. La pérdida de vegetación protectora de la ladera continuó y aumentó significativamente a partir de la Edad del Bronce debido a las actividades humanas. La deforestación resultó en una reducción de la resistencia de los sedimentos de la pendiente y un aumento en el número de deslizamientos de tierra, menor retención de agua por los suelos con mayores flujos de masa y erosión del flujo superficial, y una mayor producción de sedimentos de grano grueso. El aumento de la escorrentía estacional también condujo a caudales de arroyos mayores pero variables y al desarrollo alternativo de canales trenzados y serpenteantes en los mismos sistemas fluviales. El aumento del poder erosivo de los arroyos está bien ilustrado por las terrazas del río Gortynios, un afluente del río Alpheios, en Arcadia (D ufaure, 1975 B ousquet et al., 1983 Fouache, 1999). Allí, el río se ha atrincherado en un canal de lecho rocoso que atraviesa los depósitos aluviales y coluviales del Pleistoceno superior y una terraza aluvial del Holoceno temprano (Fig. 4).

    Cambios en el patrón del lecho del río Pinios cerca del sitio de Elia entre la antigüedad y el siglo XIX.

    15 Otros estudios de caso importantes que destacan la importante acumulación de sedimentos en el norte de Grecia se muestran en Macedonia central. El sitio neolítico de Nea Nikomideia hoy se encuentra a 35 km tierra adentro, pero estaba ubicado en el margen occidental de un lago de agua dulce a mediados del séptimo milenio antes de Cristo (Fig. 5) ya algunos kilómetros de un paleo-litoral.

    Reconstrucción paleogeográfica de la parte más occidental de la llanura de Tesalónica durante los últimos 10.000 años, esto incluye el área de Nea Nikomideia. El escenario se infiere después de combinar los resultados de los estudios paleoambientales. La línea discontinua en blanco y negro corresponde a las barreras / asadores costeros.

    La evolución del paisaje para el período 2000/400 cal. BC se interpreta después de Ghilardi et al., 2008

    16 Gradualmente, debido a las condiciones climáticas áridas y la incursión del mar durante el último aumento máximo del nivel del mar, el lago se convirtió en ambientes salobres y lagunar. Los lugareños se vieron obligados a abandonar el sitio, probablemente hasta el Neolítico tardío, pero la falta de evidencia arqueológica nos obliga a considerar un abandono total después del 5900 a. C. La progradación conjunta de los ivers Axios y Aliakmon desde el Holoceno medio resultó en el desarrollo del complejo deltaico más grande de Grecia, que abarca un área de alrededor de 2200 km². Otra víctima de la rápida construcción anexa de la llanura es Pella, la antigua capital del Reino de Macedonia. De hecho, durante el período helenístico la ciudad quedó completamente sin salida al mar y se perdió su condición de ciudad portuaria. La llanura de Tesalónica es probablemente uno de los estudios de caso más completos y significativos de las relaciones entre los cambios rápidos del paisaje y la adaptación humana durante los últimos diez milenios (Ghilardi, 2007).

    17 Los ríos Pineios (Fig. 6) y Alpheios (Fig. 6) en la prefectura de Elia, registran una transición de un meandro a un curso trenzado durante el Holoceno.

    Fig.6 - Mapa geomórfico que muestra patrones fluviales y sedimentarios en Olimpia, Grecia

    1 Colina del Plioceno, 2 Terraza de Olimpia, 3 Colluviaciones posbizantinas, 4 Paleocanales posbizantinos del río Kladeos, 5 Lt de excavaciones arqueológicas, 6 Excavación arqueológica (Olympie), 7 Muro de Kladeos (dique artificial), 8 Río Kladeos durante la época griega y romana times, 9 Canales del río Alpheios, 10 Llanura aluvial del presente, 11 Llanura aluvial durante la Pequeña Edad del Hielo, 12 Dique de tiempos preestablecidos, 13 Puente sobre el río Kladeos, 14 Área llena artificialmente con sedimentos, 11 Punto de elevación en m snm, 16 Antiguo puente (siglo II a.C.), 7 Sección A.
    Pensilvania : Palestre, Z : Templo de Zeus.

    18 Esto se ha informado de otros ríos a través de Grecia y Albania adyacente (Fouache, 1999). Por el contrario, hoy en día en estos dos ríos y en cualquier otro lugar de la zona de piedemonte, los cauces de los ríos activos se ubican en medio de antiguos sistemas trenzados. Interpretamos que la formación de estos sistemas fluviales trenzados ocurrió principalmente, como en otros lugares como en la región alpina francesa, durante la Pequeña Edad de Hielo (1550-1850 dC) (Grove, 1988 Bravard, 1989). El trenzado no se debió exclusivamente a una oleada de lluvias excepcionales, sino a una mayor frecuencia de inundaciones.

    19 Una consecuencia de estos cambios dinámicos fue que varias estructuras antiguas a lo largo de los cursos de agua fueron destruidas durante la Pequeña Edad del Hielo. El hipódromo de Olimpia fue destruido en ese momento.


    El sitio y su relación con su entorno

    16 Alentados por la buena conservación de la materia orgánica, novedad en esta región, los estudios paleoambientales nos permitieron evaluar el impacto de las actividades antropogénicas en el ecosistema local. Aunque los resultados son preliminares, ya brindan información valiosa tanto sobre el medio ambiente faunístico como sobre el medio vegetativo. En términos generales, parece que, a lo largo del segundo milenio, el impacto de las actividades humanas se caracterizó por un uso relativamente importante del medio natural, pero sin una alteración significativa de este medio, a diferencia de lo que se puede observar en la región del Egeo, por ejemplo. Esto significa que, además de una economía de producción, se mantuvo una economía de caza bastante intensa, pero su efecto combinado sobre el medio ambiente siguió siendo limitado.

    Fig. 5. Mapa de las excavaciones en el sitio de Sovjan.

    Fig. 6. Fotografía de la “Casa del Canal” fechada en Bronce Medio.


    Miércoles, 2 de noviembre de 2011

    Clínica de enfermedades metabólicas óseas

    Afortunadamente, estábamos conectados a la clínica de Enfermedad Metabólica Ósea del Children's en Columbus. Ayer tuvimos una consulta con 2 médicos de la clínica que fueron geniales. Hicieron las preguntas correctas, pero antes de nuestra visita habían hecho saber que no habían visto a muchos pacientes con osteopetrosis. La buena noticia es que están dispuestos a tomar el caso de Kaleb y administrar su atención. Trae una gran sonrisa a todos nuestros rostros.

    Tenemos programado reunirnos con un cirujano ortopédico para hablar sobre la escoliosis de Kaleb. Se ha fracturado anteriormente su L4 y L5, por lo que esperamos saber cuánto está relacionado con las fracturas y cuánto está relacionado con el OP. Necesitamos asegurarnos de que la escoliosis no esté afectando sus pulmones / corazón. Tuvimos un análisis de sangre y un análisis de orina. Tendremos una ecografía de riñón y una consulta con un nuevo neurocirujano. Tenemos miedo de comenzar la próxima generación del equipo médico de Kaleb, pero tenemos la esperanza de que resulte nada más que bueno.

    El 8 de noviembre, dentro de solo 6 días, se cumplen 6 años en los que Kaleb ha estado en silla de ruedas. Recuerde, este es el mismo niño que corrió y saltó e hizo todo lo que haría un niño de 8 años físicamente sano. y ahora lleva 6 años en silla de ruedas, no debido a un accidente sino a una enfermedad ósea rara, la osteoPETrosis.

    Sé que debemos continuar. y acepta lo nuestro normal. que siento que lo hacemos muy bien. Pero déjame decirte eso como padre. es verdaderamente desgarrador. Esa es la mejor palabra que puedo usar para describir nuestra experiencia con la osteopetrosis. Dios bendiga a todos los que padecen esta rara y desconocida enfermedad. Dado que es una enfermedad rara, hay poca investigación porque una cura solo afectaría a unos pocos. no millones. Rezo para que llegue el día en que se encuentre una cura para esta rara enfermedad.


    Contenido

    Naming Editar

    Los primeros restos, Java Man, fueron descritos por el anatomista holandés Eugène Dubois en 1893, quien se propuso buscar el "eslabón perdido" entre los simios y los humanos en el sudeste asiático, porque creía que los gibones eran los parientes vivos más cercanos a los humanos de acuerdo con con la hipótesis "Fuera de Asia". H. erectus fue el primer homínido fósil encontrado como resultado de una expedición dirigida.

    Excavado de la orilla del río Solo en Trinil, Java Oriental, primero asignó el material a un género de chimpancés fósiles como Anthropopithecus erectus, luego el año siguiente lo asignó a un nuevo género como Pithecanthropus erectus (el nombre del género había sido acuñado por Ernst Haeckel en 1868 para el vínculo hipotético entre humanos y simios fósiles). El nombre de la especie erectus se dio porque el fémur sugirió que Java Man había sido bípedo y caminaba erguido. Sin embargo, pocos científicos lo reconocieron como un "eslabón perdido" y, en consecuencia, el descubrimiento de Dubois se había ignorado en gran medida. [8]

    En 1921, dos dientes de Zhoukoudian, China, descubiertos por Johan Gunnar Andersson, habían despertado un gran interés en la publicidad. [9] Al describir los dientes, Davidson Black lo nombró una nueva especie. Sinanthropus pekinensis del griego antiguo Σίνα sino- "China" y latín pekinensis "de Pekín".Las excavaciones posteriores descubrieron alrededor de 200 fósiles humanos de más de 40 individuos, incluidos cinco casquetes casi completos. [10] Franz Weidenreich proporcionó gran parte de la descripción detallada de este material en varias monografías publicadas en la revista. Paleontologica Sinica (Serie D). Casi todos los especímenes originales se perdieron durante la Segunda Guerra Mundial durante un intento de sacarlos de China de contrabando para su custodia. Sin embargo, los moldes fueron hechos por Weidenreich, que existen en el Museo Americano de Historia Natural en la ciudad de Nueva York y en el Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados en Beijing.

    Las similitudes entre Java Man y Peking Man llevaron a Ernst Mayr a renombrar ambos como Homo erectus en 1950. A lo largo de gran parte del siglo XX, los antropólogos debatieron el papel de H. erectus en la evolución humana. A principios de siglo, debido en parte a los descubrimientos en Java y Zhoukoudian, la creencia de que los humanos modernos evolucionaron por primera vez en Asia fue ampliamente aceptada. Algunos naturalistas, Charles Darwin, el más destacado entre ellos, teorizaron que los primeros antepasados ​​de los humanos eran africanos. Darwin señaló que los chimpancés y los gorilas, los parientes más cercanos de los humanos, evolucionaron y existen solo en África. [11]

    Evolución Editar

    Se ha propuesto que H. erectus evolucionado a partir de H. habilis alrededor de 2 millones de años, aunque esto se ha puesto en duda porque coexistieron durante al menos medio millón de años. Alternativamente, un grupo de H. habilis puede haber sido aislado reproductivamente, y sólo este grupo se convirtió en H. erectus (cladogénesis). [12]

    Porque los primeros restos de H. erectus se encuentran tanto en África como en el este de Asia (en China desde 2,1 millones de años, [13] [14] [15] [16] en Sudáfrica 2,04 millones de años [2] [17]), se debate dónde H. erectus evolucionado. Un estudio de 2011 sugirió que era H. habilis que llegó a Asia occidental desde África, tan temprano H. erectus desarrollado allí, y que temprano H. erectus luego se habría dispersado de Asia occidental a Asia oriental (el hombre de Pekín), el sudeste de Asia (el hombre de Java), de regreso a África (Homo ergaster) y a Europa (Tautavel Man), evolucionando eventualmente a humanos modernos en África. [18] [19] Otros han sugerido que H. erectus/H. ergaster se desarrolló en África, donde finalmente evolucionó hasta convertirse en humanos modernos. [20] [21]

    H. erectus había llegado a Sangiran, Java, por 1,6 millones de años, y una segunda y distinta ola de H. erectus había colonizado Zhoukoudian, China, alrededor de 780 kya. Los primeros dientes de Sangiran son más grandes y más similares a los de los occidentales basales (ancestrales). H. erectus y H. habilis que a los del Zhoukoudian derivado H. erectus. Sin embargo, los dientes posteriores de Sangiran parecen reducir su tamaño, lo que podría indicar un evento de colonización secundario de Java por parte de los Zhoukoudian o alguna población cercanamente relacionada. [22]

    Subespecies Editar

    • Homo erectus erectus (Java Man, 1.6–0.5 Ma)
    • Homo erectus ergaster (1.9-1.4 Ma)
    • Homo erectus georgicus (1.8-1.6 Ma)
    • Homo erectus lantianensis (Hombre de Lantian, 1.6 Ma)
    • Homo erectus nankinensis (Hombre de Nanjing, 0.6 Ma)
    • Homo erectus pekinensis (Hombre de Pekín, 0,7 Ma)
    • Homo erectus soloensis (Hombre solitario, 0.546–0.143 Ma)
    • Homo erectus tautavelensis (Hombre Tautavel, 0.45 Ma)
    • Homo erectus yuanmouensis (Hombre Yuanmou)

    "Wushan Man" se propuso como Homo erectus wushanensis, pero ahora se cree que se basa en fragmentos fosilizados de un mono extinto no homínido. [23]

    Desde su descubrimiento en 1893 (hombre de Java), ha habido una tendencia en paleoantropología de reducir el número de especies propuestas de Homo, hasta el punto donde H. erectus incluye todas las formas tempranas (Paleolítico Inferior) de Homo suficientemente derivado de H. habilis y distinto de los primeros H. heidelbergensis (en África también conocido como H. rhodesiensis). [24] A veces se considera una especie polimorfa de amplio espectro. [25]

    Debido a un rango tan amplio de variación, se ha sugerido que el antiguo H. rudolfensis y H. habilis deben considerarse variedades tempranas de H. erectus. [26] [27] El primitivo Él. georgicus de Dmanisi, Georgia tiene la capacidad cerebral más pequeña de cualquier homínido del Pleistoceno conocido (alrededor de 600 cc), y su inclusión en la especie ampliaría enormemente el rango de variación de H. erectus para quizás incluir especies como H. rudolfensis, H. gautengensis, H. ergaster, y quizá H. habilis. [28] Sin embargo, un estudio de 2015 sugirió que H. georgicus representa una especie anterior, más primitiva de Homo derivado de una dispersión más antigua de homínidos de África, con H. ergaster / erectus posiblemente derivado de una posterior dispersión. [29] H. georgicus a veces ni siquiera se considera H. erectus. [30] [31]

    Se debate si el africano Él. ergaster es una especie separada (y que H. erectus evolucionó en Asia, luego emigró a África), [32] o es la forma africana (sensu lato) de H. erectus (sensu stricto). En lo ultimo, H. ergaster También se ha sugerido que representa el antepasado inmediato de H. erectus. [33] También se ha sugerido que H. ergaster en lugar de H. erectus, o algún híbrido entre los dos, fue el antepasado inmediato de otros humanos arcaicos y humanos modernos. [ cita necesaria ] Se ha propuesto que Asia H. erectus tienen varias características únicas de poblaciones no asiáticas (autapomorfias), pero no hay un consenso claro sobre cuáles son estas características o si de hecho se limitan solo a Asia. Basado en supuestas características derivadas, el 120 ka Javan Él. soloensis se ha propuesto que se ha especiado de H. erectus, como H. soloensis, pero esto ha sido cuestionado porque se mantienen la mayoría de las características craneales básicas. [34]

    En un sentido más amplio, H. erectus en su mayoría había sido reemplazado por H. heidelbergensis hace unos 300 kya años, con una posible supervivencia tardía de H. erectus soloensis en Java se estima que entre 117 y 108 kya. [1]

    Descendientes y sinónimos Editar

    Homo erectus es la especie más longeva de Homo, habiendo sobrevivido durante casi dos millones de años. Por el contrario, Homo sapiens surgió hace aproximadamente un tercio de un millón de años.

    Con respecto a muchos humanos arcaicos, no existe un consenso definitivo sobre si deben clasificarse como subespecies de H. erectus o H. sapiens o como especies separadas.

    • africano H. erectus candidatos
      • Homo ergaster ("Africano H. erectus")
      • Homo naledi (o Él. naledi)
      • Homo antecesor (o Él. antecesor)
      • Homo heidelbergensis (o Él. heidelbergensis)
      • Homo cepranensis (o Él. cepranensis)
      • Homo neanderthalensis (o H. s. neanderthalensis)
      • Homo denisova (o H. s. denisova o Homo sp. Altai, y Homo sapiens subsp. Denisova)
      • Homo rhodesiensis (o H. s. Rhodensis)
      • Homo heidelbergensis (o H. s. heidelbergensis)
      • Homo sapiens idaltu
      • El fósil de Narmada, descubierto en 1982 en Madhya Pradesh, India, se sugirió al principio como H. erectus (Homo erectus narmadensis) pero luego reconocido como H. sapiens. [36]

      Meganthropus, basado en fósiles encontrados en Java, fechados entre 1,4 y 0,9 millones de años, se agrupó tentativamente con H. erectus en contraste con las interpretaciones anteriores de la misma como una especie gigante de humanos primitivos. [24] aunque la literatura más antigua ha colocado los fósiles fuera de Homo en total. [37] Sin embargo, Zanolli et al. (2019) juzgado Meganthropus para ser un género distinto de simio extinto. [38]

      Jefe Editar

      Homo erectus presentaba una cara plana en comparación con los homínidos anteriores, una cresta pronunciada en la frente y un cráneo bajo y plano. [39] [40] Se ha propuesto que la presencia de quillas sagital, frontal y coronal, que son pequeñas crestas que corren a lo largo de estas líneas de sutura, es evidencia de un engrosamiento significativo del cráneo, específicamente la bóveda craneal. Los análisis de tomografía computarizada revelan que este no es el caso. Sin embargo, la parte escamosa del hueso occipital, en particular la cresta occipital interna, en la parte posterior del cráneo es notablemente más gruesa que la de los humanos modernos, probablemente un rasgo basal (ancestral). [40] [41] El registro fósil indica que H. erectus fue la primera especie humana en presentar una nariz saliente, que generalmente se cree que evolucionó en respuesta a respirar aire seco para retener la humedad. [42] La psicóloga estadounidense Lucia Jacobs planteó la hipótesis de que la nariz saliente permitía en cambio distinguir la dirección de donde provienen los diferentes olores (olfato estéreo) para facilitar la navegación y la migración de larga distancia. [43]

      El tamaño medio del cerebro de los asiáticos H. erectus es de aproximadamente 1000 cc (61 pulgadas cúbicas). Sin embargo, se han encontrado especímenes notablemente más pequeños en Dmanisi, Georgia (Él. georgicus) Koobi Fora y Olorgesailie, Kenia y posiblemente Gona, Etiopía. En general, H. erectus el tamaño del cerebro varía de 546 a 1251 cc (33,3 a 76,3 pulgadas cúbicas), [44] que es mayor que el rango de variación observado en los humanos y los chimpancés modernos, aunque menor que el de los gorilas. [ cita necesaria ]

      Dentalmente H. erectus tienen el esmalte más fino de todos los homínidos del Plio-Pleistoceno. El esmalte evita que el diente se rompa con los alimentos duros, pero impide el corte a través de los alimentos duros. Los cuerpos de las mandíbulas de H. erectus, y todo temprano Homo, son más gruesos que los de los humanos modernos y todos los simios vivos. El cuerpo mandibular resiste la torsión por la fuerza de la mordida o la masticación, lo que significa que sus mandíbulas pueden producir tensiones inusualmente poderosas mientras comen, pero la aplicación práctica de esto no está clara. No obstante, los cuerpos mandibulares de H. erectus son algo más delgados que los de principios Homo. Los premolares y molares también tienen una mayor frecuencia de picaduras que H. habilis, sugiriendo H. erectus comió alimentos más quebradizos (que causan picaduras). Todos estos indican que el H. erectus La boca era menos capaz de procesar alimentos duros y más de cortar a través de alimentos más duros, reduciendo así la variedad de alimentos que podía procesar, probablemente como respuesta al uso de herramientas. [45]

      Cuerpo Editar

      Como los humanos modernos, H. erectus variaba ampliamente en tamaño, desde 146 a 185 cm (4 pies 9 pulg. a 6 pies 1 pulgada) de altura y 40 a 68 kg (88 a 150 lb) de peso, lo que se cree que se debe a diferencias regionales en el clima, las tasas de mortalidad y nutrición. [46] Como los humanos modernos y a diferencia de otros grandes simios, no parece haber una gran disparidad de tamaño entre H. erectus hombres y mujeres (dimorfismo sexual específico del tamaño), aunque no hay muchos datos fósiles al respecto. [47] El tamaño del cerebro en dos adultos de Koobi Fora midió 848 y 804 cc (51,7 y 49,1 pulgadas cúbicas), [44] y otro adulto significativamente más pequeño midió 691 cc (42,2 pulgadas cúbicas), lo que posiblemente podría indicar dimorfismo sexual, aunque el sexo estaba indeterminado. [12] Si H. erectus no exhibieron dimorfismo sexual, entonces es posible que fueran los primeros en la línea humana en hacerlo, aunque el registro fósil fragmentario de especies anteriores no lo aclara. Si es así, entonces hubo un aumento sustancial y repentino en la altura de la mujer. [48]

      H. erectus tenía aproximadamente las mismas configuraciones y proporciones de extremidades que los humanos modernos, lo que implica una locomoción similar a la humana. [49] H. erectus las huellas cerca de Ileret, Kenia, también indican un paso humano. [50] Un hombro parecido a un humano sugiere una habilidad para lanzar a alta velocidad. [51] Alguna vez se pensó que el niño Turkana tenía 6 vértebras lumbares en lugar de las 5 que se ven en los humanos modernos y 11 en lugar de 12 vértebras torácicas, pero esto ha sido revisado desde entonces, y ahora se considera que el espécimen exhibió una curvatura similar a la humana. la columna vertebral (lordosis) y el mismo número de vértebras respectivas. [52]

      En gran parte, no está claro cuándo los antepasados ​​humanos perdieron la mayor parte del vello corporal. El análisis genético sugiere que la alta actividad en el receptor de melanocortina 1, que produciría piel oscura, se remonta a 1,2 millones de años. Esto podría indicar la evolución de la calvicie en esta época, ya que la falta de vello corporal habría dejado la piel expuesta a la dañina radiación ultravioleta. [53] Es posible que la piel expuesta solo se volviera desadaptativa en el Pleistoceno, porque la creciente inclinación de la Tierra (que también causó las edades de hielo) habría aumentado el bombardeo de radiación solar, lo que sugeriría que la falta de pelo surgió por primera vez en los australopitecinos. [54] Sin embargo, los australopitecinos parecen haber vivido en elevaciones mucho más altas y mucho más frías, por lo general de 1.000 a 1.600 m (de 3.300 a 5.200 pies) donde la temperatura nocturna puede descender a 10 o 5 ° C (50 o 41 ° F), por lo que Es posible que hayan requerido que el cabello se mantenga caliente, a diferencia de los primeros Homo que habitaba elevaciones más bajas y cálidas. [55] Las poblaciones de latitudes más altas desarrollaron potencialmente una piel más clara para prevenir la deficiencia de vitamina D. [56] A 500-300 ka H. erectus El espécimen de Turquía fue diagnosticado con el primer caso conocido de meningitis tuberculosa, que generalmente se agrava en personas de piel oscura que viven en latitudes más altas debido a la deficiencia de vitamina D. [57] Generalmente se piensa que la falta de pelo ha facilitado la sudoración, [58] pero también se ha propuesto la reducción de la carga parasitaria y la selección sexual. [59] [60]

      Metabolismo Editar

      El espécimen infantil de 1.8 Ma Mojokerto de Java, que murió alrededor de 1 año de edad, presentaba entre el 72% y el 84% del tamaño medio del cerebro adulto, que es más similar a la trayectoria de crecimiento cerebral más rápido de los grandes simios que los humanos modernos. Esto indica que H. erectus Probablemente no era cognitivamente comparable a los humanos modernos, y esa altricialidad secundaria, una infancia prolongada y un largo período de dependencia debido a la gran cantidad de tiempo requerida para la maduración del cerebro, evolucionó mucho más tarde en la evolución humana, tal vez en el último término común humano / neandertal moderno. antepasado. [61] Anteriormente se creía que, basándose en la pelvis estrecha del niño Turkana, H. erectus sólo podría dar a luz con seguridad a un bebé con un volumen cerebral de aproximadamente 230 cc (14 pulgadas cúbicas), lo que equivale a una tasa de crecimiento cerebral similar a la de los humanos modernos para alcanzar el tamaño medio del cerebro adulto de 600-1,067 cc (36,6-65,1 pulgadas cúbicas). Sin embargo, una pelvis femenina de 1.8 Ma de Gona, Etiopía, muestra que H. erectus los bebés con un volumen cerebral de 310 cc (19 pulgadas cúbicas) podrían haber nacido de manera segura, que es un 34-36% del tamaño medio de un adulto, en comparación con el 40% en los chimpancés y el 28% en los humanos modernos. Esto se alinea más con las conclusiones extraídas del niño Mojokerto. [47] Una tasa de desarrollo más rápida podría indicar una esperanza de vida más baja. [62]

      Sobre la base de una masa promedio de 63 kg (139 lb) para los hombres y 52,3 kg (115 lb) para las mujeres, el gasto energético total (ETE), la cantidad de calorías consumidas en un día, se estimó en aproximadamente 2271,8 y 1909,5 kcal. , respectivamente. Esto es similar al de antes Homo, a pesar de un marcado aumento en la actividad y la capacidad migratoria, probablemente porque los tramos más largos de H. erectus eran más eficientes energéticamente en movimientos de larga distancia. No obstante, la estimación de H. erectus las mujeres es un 84% más alto que el de Australopithecus hembras, posiblemente debido a un tamaño corporal aumentado y una tasa de crecimiento disminuida. [63] Un estudio de 2011, en el que se suponía que las necesidades de grasas en la dieta o altas calorías se basaban en la abundancia de animales de caza mayor en H. erectus sitios, calculó una ETE de 2700–3,400 kcal, de las cuales el 27–44% se deriva de la grasa y el 44–62% de la grasa de origen animal. En comparación, los humanos modernos con un nivel de actividad similar tienen una DEE de 2.450 calorías, de las cuales el 33% proviene de la grasa y el 49% de la grasa de los animales. [64]

      Espesor óseo Editar

      El hueso cortical (la capa externa del hueso) está extraordinariamente engrosado, particularmente en las poblaciones de Asia oriental. Los casquetes se han confundido a menudo con los caparazones de tortugas fósiles, [65] y el canal medular en los huesos largos (donde se almacena la médula ósea, en las extremidades) está extremadamente estrecho (estenosis medular). Este grado de engrosamiento suele presentarse en animales semiacuáticos que utilizaron sus huesos pesados ​​(paquiosteoscleróticos) como lastre para ayudarlos a hundirse, inducidos por hipotiroidismo. Las muestras de machos tienen un hueso cortical más grueso que las hembras. [66]

      En gran parte, no está claro qué función podría haber cumplido. Todos los inductores patológicos dejarían cicatrices o algún otro indicador que normalmente no se exhibe en H. erectus. Antes de que se descubrieran esqueletos más completos, Weidenreich sugirió H. erectus era una especie gigantesca, hueso engrosado necesario para soportar el enorme peso. Se planteó la hipótesis de que la actividad física intensa podría haber inducido el engrosamiento de los huesos, pero en 1970, el biólogo humano Stanley Marion Garn demostró que existe una baja correlación entre los dos al menos en los humanos modernos. Garn, en cambio, señaló que las diferentes razas tienen diferentes espesores promedio de hueso cortical, y concluyó que es más genético que ambiental. No está claro si la afección es causada por una mayor aposición ósea (formación de hueso) o una disminución de la resorción ósea, pero Garn señaló que la estenosis es bastante similar a la afección congénita en los seres humanos modernos inducida por la hiperaposición. En 1985, la antropóloga biológica Gail Kennedy defendió la reabsorción como resultado del hiperparatiroidismo causado por la hipocalcemia (deficiencia de calcio), consecuencia de un cambio en la dieta hacia la carne con bajo contenido de calcio. Kennedy no pudo explicar por qué el metabolismo del calcio de H. erectus nunca ajustado. [66]

      En 2004, Noel Boaz y Russel Ciochon sugirieron que era el resultado de una práctica cultural, en la que H. erectus pelearían entre sí con puños, piedras o garrotes para resolver disputas o pelear por parejas, ya que el cráneo está reforzado en áreas clave. La mandíbula es bastante robusta, capaz de absorber golpes fuertes (sin "mandíbula de vidrio"), el borde grueso de la ceja protege los ojos y se transforma en una barra que cubre las orejas, conectando todo el camino en la parte posterior del cráneo, lo que significa golpes en cualquier de estas regiones se puede disipar eficazmente a través del cráneo y la quilla sagital protege la parte superior de la caja craneana. Muchos casquetes suelen tener fracturas debilitantes, como el cráneo X del hombre de Pekín, pero pueden mostrar signos de supervivencia y curación. El antropólogo Peter Brown sugirió una razón similar para el engrosamiento inusual del cráneo aborigen australiano moderno, resultado de un ritual popular en las tribus del centro y sureste de Australia donde los adversarios se golpeaban entre sí con palos (palos) hasta el nocaut. [sesenta y cinco]

      Estructura social Editar

      La única evidencia fósil con respecto a H. erectus La composición del grupo proviene de 4 sitios fuera de Ileret, Kenia, donde es probable que 97 huellas de 1,5 millones de años hayan sido dejadas por un grupo de al menos 20 personas. Uno de estos senderos, según el tamaño de las huellas, puede haber sido un grupo completamente masculino, lo que podría indicar que se trataba de un grupo de tareas especializado, como un grupo de caza o búsqueda de alimentos, o una patrulla fronteriza. Si es correcto, esto también indicaría la división sexual del trabajo, que distingue a las sociedades humanas de las de otros grandes simios y mamíferos carnívoros sociales. En las sociedades modernas de cazadores-recolectores que tienen como objetivo grandes presas, normalmente se envían grupos masculinos para derribar a estos animales de alto riesgo y, debido a la baja tasa de éxito, los grupos femeninos se centran en alimentos más predecibles. [50] Basado en la composición y el comportamiento del grupo de chimpancés y babuinos de la sabana de hoy en día, H. erectus ergaster puede haber vivido en grandes grupos de machos múltiples para defenderse de los grandes depredadores de la sabana en el ambiente abierto y expuesto. [67] Sin embargo, los patrones de dispersión indican que H. erectus generalmente evita áreas con alta densidad de carnívoros. [68] Es posible que los vínculos entre hombres y mujeres y las amistades entre hombres y mujeres fueran aspectos sociales importantes. [67]

      Porque H. erectus los niños tenían tasas de crecimiento cerebral más rápidas, H. erectus probablemente no exhibió el mismo grado de inversión materna o comportamientos de crianza de los hijos que los humanos modernos. [47]

      Porque H. erectus Se cree que los hombres y las mujeres tenían aproximadamente el mismo tamaño en comparación con otros grandes simios (exhiben menos dimorfismo sexual específico de tamaño), generalmente se plantea la hipótesis de que vivían en una sociedad monógama, ya que la reducción del dimorfismo sexual en primates se correlaciona típicamente con esto. sistema de apareamiento. [48] ​​Sin embargo, no está claro si H. erectus de hecho exhibió tasas de dimorfismo sexual similares a las de los humanos. [12] Si lo hicieran, entonces significaría que solo la altura de la hembra aumentaría con respecto a la especie ancestral, lo que podría haber sido causado por un cambio en la fertilidad o la dieta de las hembras, y / o una presión reducida sobre los machos por un tamaño grande. Esto, a su vez, podría implicar un cambio en el comportamiento femenino que dificultaría que los hombres mantuvieran un harén. [69]

      Comida Editar

      El aumento del tamaño del cerebro a menudo se asocia directamente con una dieta más sustanciosa y la consiguiente mayor ingesta calórica. Sin embargo, también es posible que las tripas, costosas en energía, disminuyan de tamaño en H. erectus, porque el intestino grande de los simios se utiliza para sintetizar grasa mediante la fermentación de materia vegetal que fue reemplazada por grasa animal en la dieta, lo que permite desviar más energía al crecimiento del cerebro. Esto habría aumentado el tamaño del cerebro de forma indirecta, manteniendo los mismos requisitos calóricos de las especies ancestrales. H. erectus También puede haber sido el primero en utilizar una estrategia de recolección de alimentos de caza y recolección como respuesta a la creciente dependencia de la carne. Con un énfasis en el trabajo en equipo, la división del trabajo y el intercambio de alimentos, la caza y la recolección eran una estrategia de subsistencia dramáticamente diferente de los modos anteriores. [45] [64]

      H. erectus Los sitios suelen estar asociados con conjuntos de caza de tamaño mediano a grande, a saber, elefantes, rinocerontes, hipopótamos, bovinos y jabalíes. H. erectus habría tenido sobras considerables, lo que podría indicar el intercambio de alimentos o la conservación de alimentos a largo plazo (como por secado) si la mayor parte de la matanza se hubiera utilizado. Es posible que H. erectus creció hasta volverse bastante dependiente de la carne de animales grandes, y la desaparición de H. erectus del Levante se correlaciona con la extinción local del elefante de colmillos rectos. [64] No obstante, H. erectus la dieta probablemente varió ampliamente dependiendo de la ubicación. Por ejemplo, en el sitio 780 ka Gesher Benot Ya'aqov, Israel, los habitantes recolectaron y comieron 55 tipos diferentes de frutas, verduras, semillas, nueces y tubérculos, y parece que usaron fuego para tostar ciertos materiales vegetales que de otra manera no habrían sido comestibles. También consumían anfibios, reptiles, aves, invertebrados acuáticos y terrestres, además de las grandes criaturas habituales como el elefante y el gamo. [70] En el sitio junto al lago 1.95 Ma FwJJ20 en la cuenca del este de Turkana, Kenia, los habitantes comían (junto con los habituales bóvidos, hipopótamos y rinocerontes) criaturas acuáticas como tortugas, cocodrilos y bagres. Los animales grandes probablemente fueron recolectados en este sitio, pero las tortugas y los peces posiblemente fueron recolectados vivos. [71] En el sitio de 1,5 Ma Trinil H. K., Java, H. erectus probablemente recogió pescado y mariscos. [72]

      Dentalmente H. erectus las bocas no eran tan versátiles como las de las especies ancestrales, capaces de procesar una gama más reducida de alimentos. Sin embargo, es probable que se usaran herramientas para procesar alimentos duros, lo que afectaba al aparato de masticación, y esta combinación puede haber aumentado la flexibilidad dietética (aunque esto no equivale a una dieta muy variada). Tal versatilidad puede haber permitido H. erectus para habitar una variedad de entornos diferentes y emigrar más allá de África. [45]

      En 1999, el antropólogo británico Richard Wrangham propuso la "hipótesis de la cocina" que afirma que H. erectus especiado de lo ancestral H. habilis debido al uso del fuego y la cocina hace 2 millones de años para explicar la rápida duplicación del tamaño del cerebro entre estas dos especies en solo un período de tiempo de 500,000 años, y la aparición repentina del plan típico del cuerpo humano. Cocinar hace que las proteínas sean más fáciles de digerir, acelera la absorción de nutrientes y destruye los patógenos transmitidos por los alimentos, lo que habría aumentado la capacidad de carga natural del medio ambiente, permitiendo que el tamaño del grupo se expanda, provocando una presión selectiva por la sociabilidad, lo que requiere una mayor función cerebral. [73] [74] Sin embargo, el registro fósil no asocia la aparición de H. erectus con el uso del fuego ni con ningún avance tecnológico para el caso, y cocinar probablemente no se convirtió en una práctica común hasta después de 400 kya. [45] [64]

      Tecnología Editar

      Producción de herramientas Editar

      H. erectus se le atribuye la invención de la industria de herramientas de piedra achelense, sucediendo a la industria de Oldowan, [75] [76] y fueron los primeros en hacer escamas líticas de más de 10 cm (3,9 pulgadas) y hachas de mano (que incluyen herramientas bifaciales con solo 2 lados , como picos, cuchillos y cuchillas). [77] Aunque más grandes y pesadas, estas hachas de mano tenían bordes más afilados y cincelados. [78] Probablemente eran herramientas de usos múltiples, utilizadas en una variedad de actividades como cortar carne, madera o plantas comestibles. [79] En 1979, el paleontólogo estadounidense Thomas Wynn declaró que la tecnología achelense requería inteligencia operativa (previsión y planificación), siendo notablemente más compleja que la tecnología Oldowan que incluía líticas de forma, secciones transversales y simetría no estandarizadas. Con base en esto, concluyó que no existe una disparidad significativa en inteligencia entre H. erectus y los humanos modernos y que, durante los últimos 300.000 años, el aumento de la inteligencia no ha sido un factor de influencia importante en la evolución cultural. [80] Sin embargo, un niño de 1 año H. erectus El espécimen muestra que esta especie carecía de una infancia prolongada necesaria para un mayor desarrollo cerebral, lo que indica una menor capacidad cognitiva. [61] Algunos sitios, probablemente debido a la ocupación durante varias generaciones, presentan hachas de mano en masa, como Melka Kunture, Etiopía Olorgesailie, Kenia Isimila, Tanzania y Kalambo Falls, Zambia. [79]

      El registro más antiguo de tecnología achelense proviene de West Turkana, Kenia, 1,76 millones de años. Las líticas de Oldowan también se conocen en el sitio, y las dos parecieron coexistir durante algún tiempo. Los primeros registros de la tecnología achelense fuera de África datan de no más de 1 millón de años, lo que indica que solo se generalizó después de algunos años secundarios. H. erectus dispersión de África. [78]

      En Java, H. erectus produjo herramientas a partir de conchas en Sangiran [81] y Trinil. [82] Las piedras esféricas, que miden de 6 a 12 cm (2,4 a 4,7 pulgadas) de diámetro, se encuentran con frecuencia en los sitios del Paleolítico Inferior de África y China, y se usaron potencialmente como bolas si es correcto, esto indicaría tecnología de cuerdas y cordeles. [83]

      Fuego Editar

      H. erectus se le atribuye el mérito de ser el primer antepasado humano en haber utilizado el fuego, aunque el momento de esta invención se debate principalmente porque las fogatas se conservan muy raramente y muy mal durante largos períodos de tiempo, y mucho menos miles o millones de años. Los primeros lugares de incendio declarados se encuentran en Kenia, FxJj20 en Koobi Fora [84] [73] [85] y GnJi 1 / 6E en la Formación Chemoigut, desde 1,5 Mya, [73] [85] y en Sudáfrica, Cueva Wonderwerk, 1,7 millones de años. [86] Se cree que los primeros bomberos simplemente se transportaron a cuevas y mantuvieron incendios naturales durante períodos prolongados o solo esporádicamente cuando surgió la oportunidad. Mantener los fuegos requeriría que los bomberos tuvieran conocimientos sobre materiales de combustión lenta como el estiércol. [73] El fuego se vuelve notablemente más abundante en el registro arqueológico más amplio después de hace 400.000-300.000 años, lo que puede explicarse porque algunos avances en las técnicas de manejo del fuego tuvieron lugar en este momento [73] o los antepasados ​​humanos solo usaron el fuego de manera oportunista hasta ese momento. [85] [87] [45] [64] Es posible que el inicio de fuegos fuera inventado, perdido y reinventado varias veces e independientemente por diferentes comunidades en lugar de inventarse en un solo lugar y extenderse por todo el mundo. [87] La ​​evidencia más antigua de hogares proviene de Gesher Benot Ya'aqov, Israel, hace más de 700.000 años, donde el fuego se registra en múltiples capas en un área cercana al agua, ambos no característicos de los incendios naturales. [74]

      La iluminación artificial puede haber provocado un aumento de las horas de vigilia (los humanos modernos tienen aproximadamente un período de vigilia de 16 horas, mientras que otros simios generalmente están despiertos solo desde el amanecer hasta la puesta del sol) y estas horas adicionales probablemente se usaron para socializar. Debido a esto, el uso del fuego probablemente también esté relacionado con el origen del lenguaje. [73] [74] La iluminación artificial también puede haber hecho posible dormir en el suelo en lugar de los árboles al mantener a raya a los depredadores terrestres. [74]

      Es posible que la migración al clima gélido de Europa de la Edad de Hielo solo haya sido posible debido al fuego, pero la evidencia del uso del fuego en Europa hasta hace unos 400-300.000 años está notablemente ausente. [85] Si estos primeros europeos H. erectus no tenían fuego, no está muy claro cómo se mantuvieron calientes, evitaron depredadores y prepararon grasa y carne de animales para el consumo y los rayos son menos comunes más al norte, lo que equivale a una disponibilidad reducida de incendios naturales. Es posible que solo supieran cómo mantener los incendios en ciertos entornos de los paisajes y prepararan comida a cierta distancia de su hogar, lo que significa que la evidencia del fuego y la evidencia de la actividad de los homínidos están muy espaciadas. [74] Alternativamente, H. erectus Es posible que solo se hayan desplazado más al norte durante los períodos interglaciares más cálidos, por lo que no requirieron fuego, almacenamiento de alimentos o tecnología de ropa, [88] y sus patrones de dispersión indican que generalmente permanecieron en latitudes bajas a medias más cálidas. [68] Se debate si el Él. pekinensis Los habitantes de Zhoukoudian, en el norte de China, eran capaces de controlar incendios desde 770 kya para mantenerse calientes en lo que pudo haber sido un clima relativamente frío. [89]

      Construcción Editar

      En 1962, se descubrió en Olduvai Gorge un círculo de 366 cm × 427 cm × 30 cm (12 pies × 14 pies × 1 pie) hecho con rocas volcánicas. A intervalos de 61 a 76 cm (2 a 2,5 pies), las rocas se apilaron hasta 15 a 23 cm (6 a 9 pulgadas) de altura. La paleoantropóloga británica Mary Leakey sugirió que las pilas de rocas se usaban para sostener postes clavados en el suelo, posiblemente para sostener una protección contra el viento o una cabaña rústica. Algunas tribus nómadas de hoy en día construyen paredes de roca bajas similares para construir refugios temporales, doblando ramas verticales como postes y usando pastos o pieles de animales como pantalla. [90] Data de 1,75 millones de años y es la evidencia arquitectónica más antigua. [91]

      En Europa, se ha reclamado evidencia de estructuras de viviendas construidas que datan del Holstein Interglacial (que comenzó 424 kya) o que siguieron a él en Bilzingsleben, Alemania Terra Amata, Francia y Fermanville y Saint-Germain-des-Vaux en Normandía. La evidencia más antigua de una vivienda (y una fogata) en Europa proviene de Přezletice, República Checa, 700 kya durante el Interglacial de Cromerian. La base de esta vivienda medía aproximadamente 3 m × 4 m (9,8 pies × 13,1 pies) en el exterior y 3 m × 2 m (9,8 pies × 6,6 pies) en el interior, y se considera que fue una cabaña de superficie firme, probablemente con un techo abovedado hecho de ramas gruesas o postes delgados, sostenido por una base de grandes rocas y tierra, y probablemente funcionó como un campamento base de invierno. [92]

      La evidencia más temprana de la presencia de cuevas es Wonderwerk Cave, Sudáfrica, alrededor de 1,6 millones de años, pero la evidencia del uso de cuevas a nivel mundial es esporádica hasta alrededor de 600 kya. [93]

      Ropa Editar

      En gran parte, no está claro cuándo se inventó la ropa, y la estimación más temprana se remonta a 3 millones de años para compensar la falta de vello corporal aislante. [54] Se sabe que los piojos de la cabeza y los piojos del cuerpo (estos últimos solo pueden habitar individuos vestidos) para los humanos modernos divergieron alrededor de 170 kya, mucho antes de que los humanos modernos abandonaran África, lo que significa que la ropa ya se usaba bien antes de encontrarse con climas fríos. Se cree que uno de los primeros usos de la piel de animales fue para la ropa, y los raspadores de piel más antiguos datan de aproximadamente 780 kya, aunque esto no es indicativo de la ropa. [94]

      Marinero Editar

      Los artefactos achelenses descubiertos en islas aisladas que nunca estuvieron conectadas a tierra en el Pleistoceno pueden mostrar navegación por H. erectus desde 1 Mya en Indonesia. Habían llegado a las islas de Flores, Timor y Roti, lo que habría obligado a cruzar el estrecho de Lombok (la línea Wallace), al menos antes de los 800 kya. También es posible que fueran los primeros marineros europeos y cruzaron el Estrecho de Gibraltar entre el norte de África y España. Un análisis genético de 2021 de estas poblaciones insulares de H. erectus no encontró evidencia de mestizaje con humanos modernos. [95] La capacidad de navegación mostraría H. erectus Tenía una gran capacidad de planificación, probablemente meses antes del viaje. [96] [97]

      Similar, Homo luzonensis está fechado entre 771.000 y 631.000 años atrás. Debido a que Luzón siempre ha sido una isla en el Cuaternario, los antepasados ​​de H. luzonensis habría tenido que haber hecho un importante cruce marítimo y cruzar la Línea Huxley. [98]

      Cuidado de la salud Editar

      El ejemplo probable más temprano de debilitar a los miembros de un grupo enfermo es un 1,77 Ma Él. georgicus espécimen que había perdido todos menos un diente debido a la edad o enfermedad de las encías, el primer ejemplo de deterioro severo de la masticación, pero que sobrevivió durante varios años después. Sin embargo, es posible que los australopitecinos fueran capaces de cuidar a los miembros debilitados del grupo. [99] Incapaz de masticar, este Él. georgicus el individuo probablemente comió alimentos blandos de origen vegetal o animal, posiblemente con la ayuda de otros miembros del grupo. Se cree que los grupos de latitudes altas eran predominantemente carnívoros, que comían tejidos blandos como la médula ósea o el cerebro, lo que puede haber aumentado las tasas de supervivencia de las personas desdentadas. [100]

      El niño de 1.5 Ma Turkana fue diagnosticado con una hernia de disco espinal juvenil y, debido a que este espécimen aún estaba creciendo, esto causó algo de escoliosis (curvatura anormal de la columna). Estos generalmente causan dolor lumbar y ciática recurrentes (dolor que recorre la pierna) y probablemente restringieron al niño Turkana al caminar, agacharse y otras actividades diarias. El espécimen parece haber sobrevivido hasta la adolescencia, lo que evidencia un cuidado grupal avanzado. [101]

      El espécimen de hombre de Java 1000-700 ka presenta un osteocito notable en el fémur, probablemente enfermedad ósea de Paget y osteopetrosis, engrosamiento del hueso, probablemente como resultado de fluorosis esquelética causada por la ingestión de alimentos contaminados por cenizas volcánicas llenas de flúor (como el espécimen se encontró en estratos llenos de cenizas). El ganado que pasta en campos llenos de cenizas volcánicas generalmente muere de intoxicación aguda en unos pocos días o semanas. [102]

      Arte y rituales Editar

      Un caparazón de Pseudodon grabado DUB1006-fL con marcas geométricas podría posiblemente ser evidencia de la creación de arte más antigua, que data de 546-436 kya. Las capacidades de creación de arte podrían considerarse evidencia del pensamiento simbólico, que está asociado con la cognición y el comportamiento modernos. [82] [103] [104] [105] En 1976, el arqueólogo estadounidense Alexander Marshack afirmó que las líneas grabadas en una costilla de buey, asociadas con la lítica achelense, de Pech de l'Azé, Francia, son similares a un diseño de meandro encontrado en arte rupestre humano moderno del Paleolítico Superior. [106] En el noroeste de África se encontraron tres cuentas de cáscara de huevo de avestruz asociadas con la lítica achueliana, las cuentas de disco más antiguas jamás encontradas, y también se han encontrado cuentas de disco achelense en Francia e Israel. [96] Se postula que la "Venus de Tan-Tan" del Pleistoceno medio y la "Venus de Berekhat Ram" fueron elaboradas por H. erectus para parecerse a una forma humana. En su mayoría se formaron por la intemperie natural, pero ligeramente modificados para enfatizar ciertos surcos para sugerir la línea del cabello, las extremidades y los ojos. [107] [108] El primero tiene rastros de pigmentos en el anverso, posiblemente indicando que estaba coloreado. [107]

      H. erectus fue también el primer ser humano en haber recolectado intencionalmente pigmentos de color rojo, es decir, ocre, registrados ya en el Pleistoceno medio. Se sugirió que los bultos ocre en Olduvai Gorge, Tanzania, asociados con el 1.4 Ma Olduvai Homínido 9, y Ambrona, España, que datan de 424 a 374 kya, fueron golpeados por una piedra de martillo y que se formaron y recortaron a propósito. [109] [106] En Terra Amata, Francia, que data de 425-400 o 355-325 kya, se recuperaron ocres rojos, amarillos y marrones en asociación con estructuras polares, el ocre probablemente se calentó para lograr una gama de colores tan amplia. [109] [110] Como no está claro si H. erectus podría haber usado el ocre para cualquier aplicación práctica, la colección de ocre podría indicar que H. erectus fue el primer ser humano en exhibir un sentido de la estética y pensar más allá de la simple supervivencia. Se postula que especies humanas posteriores utilizaron el ocre como pintura corporal, pero en el caso de H. erectus, se cuestiona si la pintura corporal se usó tan temprano en el tiempo. Además, no está claro si estos pocos ejemplos no son simplemente incidentes aislados de uso de ocre, ya que el ocre es mucho más frecuente en los sitios del Paleolítico Medio y Superior atribuidos a los neandertales y H. sapiens. [111] [106]

      En 1935, el antropólogo judío alemán Franz Weidenreich especuló que los habitantes del sitio chino Zhoukoudian Peking Man eran miembros de algún Culto del Cráneo del Paleolítico Inferior porque todos los cráneos mostraban golpes fatales en la cabeza, rompiendo el foramen magnum en la base del cráneo. , en general falta de aspectos faciales conservados, un patrón aparentemente constante de rotura en la mandíbula y una falta de restos poscraneales (elementos que no son el cráneo). Creía que los habitantes eran cazadores de cabezas, rompió los cráneos y se comió los sesos de sus víctimas. [112] [106] Sin embargo, los animales carroñeros y las fuerzas naturales como las inundaciones también pueden infligir el mismo tipo de daño a los cráneos, [106] y no hay suficiente evidencia para sugerir la caza del hombre o el canibalismo. [113]

      En 1999, los escritores científicos británicos Marek Kohn y Steven Mithen dijeron que muchas hachas de mano no presentan desgaste y se produjeron en masa, y concluyeron que estas líticas simétricas en forma de lágrima funcionaban principalmente como herramientas de visualización para que los machos pudieran demostrar su aptitud a las hembras en algún ritual de cortejo, y fueron descartados después. [114] Sin embargo, una aparente falta de uso informado se debe probablemente a la falta de estudios de uso y desgaste, y solo unos pocos sitios producen una suma exorbitante de hachas de mano probablemente debido a la acumulación gradual durante generaciones en lugar de la producción en masa. [79]

      Idioma Editar

      En 1984, la columna vertebral del adolescente Turkana de 1,6 Ma indicó que este individuo no había desarrollado adecuadamente los músculos respiratorios para producir el habla. En 2001, los antropólogos estadounidenses Bruce Latimer y James Ohman concluyeron que el niño Turkana padecía displasia esquelética y escoliosis. [115] En 2006, el antropólogo estadounidense Marc Meyer y sus colegas describieron un 1.8 Ma Él. georgicus espécimen que tiene una columna dentro del rango de variación de las espinas humanas modernas, afirmando que el niño Turkana tenía estenosis espinal y, por lo tanto, no era representativo de la especie. Además, porque consideró Él. georgicus ancestral de todos los no africanos H. erectus, Meyer concluyó que los músculos respiratorios de todos H. erectus (al menos noergaster) no habría impedido la vocalización o la producción del habla. [116] Sin embargo, en 2013 y 2014, el antropólogo Regula Schiess y sus colegas concluyeron que no hay evidencia de defectos congénitos en el niño Turkana, y consideraron el espécimen representativo de la especie. [117] [118]

      Neurológicamente, todos Homo tienen cerebros configurados de manera similar, y, de la misma manera, las áreas de Broca y Wernicke (a cargo de la formulación de oraciones y la producción del habla en los humanos modernos) de H. erectus eran comparables a los de los humanos modernos. Sin embargo, esto no es indicativo de nada en términos de capacidad de habla, ya que incluso los chimpancés grandes pueden haber expandido de manera similar el área de Broca, y no está claro si estas áreas sirvieron como centros de lenguaje en humanos arcaicos. [119] Un niño de 1 año H. erectus muestra que una infancia prolongada para permitir el crecimiento del cerebro, que es un requisito previo en la adquisición del lenguaje, no se exhibió en esta especie. [61]

      El hueso hioides sostiene la lengua y hace posible la modulación del tracto vocal para controlar el tono y el volumen. A 400 ka H. erectus El hueso hioides de Castel di Guido, Italia, tiene forma de barra, más similar a la de otros Homo que a la de los simios no humanos y Australopithecus—Pero carece de impresiones musculares, tiene un cuerpo en forma de escudo y se supone que tiene cuernos mayores reducidos, lo que significa H. erectus carecía de un aparato vocal similar al humano y, por lo tanto, de los prerrequisitos anatómicos para un nivel de habla humano moderno. [120] El aumento del tamaño del cerebro y la complejidad cultural en conjunto con el refinamiento tecnológico, y la hipótesis de que los neandertales y los humanos modernos pueden haber heredado las capacidades del habla del último antepasado común, posiblemente podrían indicar que H. erectus usó algún proto-lenguaje y construyó el marco básico alrededor del cual eventualmente se construirían los lenguajes completos. [121] Sin embargo, este ancestro puede haber sido H. heidelbergensis, como un hueso hioides de un 530 ka H. heidelbergensis un ejemplar de la cueva española de la Sima de los Huesos es como el de los humanos modernos, [122] y otro ejemplar de la misma zona muestra una capacidad auditiva lo suficientemente sensible para captar el habla humana. [123]

      La última aparición conocida de Homo erectus es de 117.000 a 108.000 años en Ngandong, Java, según un estudio publicado en 2019. [1]

      En 2020, los investigadores informaron que Homo erectus y Homo heidelbergensis perdieron más de la mitad de su nicho climático - el clima al que se adaptaron - el espacio, sin la correspondiente reducción en el rango físico, justo antes de la extinción y que el cambio climático jugó un papel sustancial en las extinciones del pasado Homo especies. [124] [125] [126]

      La cueva inferior de la cueva Zhoukoudian, China, es uno de los sitios arqueológicos más importantes del mundo. [127] Se han encontrado restos de 45 individuos homo erectus y se han recuperado miles de herramientas. [127] La ​​mayoría de estos restos se perdieron durante la Segunda Guerra Mundial, con la excepción de dos elementos postcraneales que fueron redescubiertos en China en 1951 y cuatro dientes humanos de "Dragon Bone Hill". [127]

      Nueva evidencia ha demostrado que Homo erectus no tiene huesos de bóveda excepcionalmente gruesos, como se pensaba anteriormente. [128] Las pruebas mostraron que ni asiáticos ni africanos Homo erectus tenía huesos de bóveda excepcionalmente grandes. [128]

      Fósiles individuales Editar

      Algunos de los principales Homo erectus fósiles:

      • Indonesia (isla de Java): Trinil 2 (holotipo), colección Sangiran, colección Sambungmachan, [129] colección Ngandong
      • China ("Hombre de Pekín"): Lantian (Gongwangling y Chenjiawo), Yunxian, Zhoukoudian, Nanjing, Hexian
      • Kenia: KNM ER 3883, KNM ER 3733
      • Vietnam: Norte, Tham Khuyen, [130] Hoa Binh [cita necesaria]
      • República de Georgia: colección de Dmanisi ("Homo erectus georgicus")
      • Etiopía: Daka calvaria
      • Eritrea: cráneo de Buia (posiblemente H. ergaster) [131], Turquía: fósil de Kocabas [132], Sudáfrica: DNH 134 [133]

      Réplica de mandíbulas inferiores de Homo erectus de Tautavel, Francia.

      Una reconstrucción basada en la evidencia del miembro de Daka, Etiopía

      Fósiles originales de Pithecanthropus erectus (ahora Homo erectus) encontrado en Java en 1891.


      Las personas con enanismo y paladar hendido pueden haber sido veneradas en la antigüedad

      BERLINA-Los investigadores los han encontrado durante décadas: huesos que son demasiado pesados ​​o demasiado livianos, demasiado largos o demasiado cortos, torcidos, perforados o tachonados con un crecimiento protuberante. Son una señal de que alguien en el pasado sufrió de una enfermedad rara, a menudo definida hoy como que afecta a menos de una de cada 2000 personas, como enanismo u osteopetrosis, un trastorno que causa huesos densos y frágiles.

      Pero pocos científicos han estudiado estos casos o lo que revelan sobre las sociedades antiguas. Un taller inusual aquí este mes, que atrajo a más de 130 paleopatólogos, bioarqueólogos, genetistas y expertos en enfermedades raras, podría cambiar eso. "Esta es realmente la primera vez que la gente se enfrenta a este tema", dice Michael Schultz, paleopatólogo de la Universidad Georg August de Göttingen en Alemania.

      Caso tras caso desafió la noción común de que la vida en el pasado era desagradable, brutal y corta. En una línea de investigación llamada bioarqueología de la atención, los científicos están descubriendo que las personas con enfermedades raras a menudo disfrutaron del apoyo de sus sociedades, sobrevivieron hasta la edad adulta y fueron enterradas con sus comunidades, no como forasteros marginados. La naturaleza permanente y los síntomas inusuales de algunas afecciones raras, que eran efectivamente únicas en las sociedades pequeñas, las distinguen de las enfermedades típicas de la vejez, como la artritis. “Queremos usar al individuo como un prisma para mirar a la comunidad”, dice la bioarqueóloga Jane Buikstra de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe.

      Después de excavar una momia parcialmente preservada enterrada alrededor del año 1200 EC por la gente de Chachapoya en el norte de Perú, la antropóloga física Marla Toyne de la Universidad de Florida Central en Orlando notó la columna colapsada del hombre y la pérdida ósea, signos de leucemia de células T adultas en etapa tardía. que probablemente lo mató. "Tenía huesos frágiles, dolor en las articulaciones, no caminaba mucho", dice ella, una tremenda discapacidad en su tierra natal de montaña.

      Pero fue enterrado en una tumba de élite junto a un acantilado y sus huesos carecían de signos de estrés, lo que sugiere años de trabajo ligero. “Comenzamos con el individuo, pero nunca vive solo”, dice Toyne. “La comunidad estaba consciente de su sufrimiento. Y lo más probable es que tuvieran que hacer algunos arreglos para su atención y tratamiento ".

      En algunos casos, "enfermedad" puede no ser el mejor descriptor, porque las culturas pasadas pueden haber honrado a personas con condiciones consideradas discapacidades en la actualidad. En el antiguo Egipto, por ejemplo, la evidencia textual y la iconografía sugieren que el enanismo se consideraba un vínculo con lo divino, y los gobernantes buscaban a personas con enanismo como compañeros y cortesanos. “No se les considera personas con discapacidad, eran especiales”, dice la bioarqueóloga Anna Pieri, investigadora independiente en Livorno, Italia.

      Pieri identificó recientemente dos casos de enanismo de 4900 años de antigüedad en la prehistórica Hierakonpolis en Egipto. Los entierros sugieren que la fascinación egipcia por los enanos se extendió más atrás de lo que se conocía anteriormente, antes de los primeros faraones. El hombre y la mujer fueron enterrados en el centro de dos tumbas reales separadas. En sus 30 o incluso 40 años, el hombre era uno de los entierros más antiguos del cementerio, lo que sugiere una vida tranquila, una prueba más de su alto estatus. Un reciente análisis de rayos X de los huesos llevó a Pieri a sugerir que las dos enanas de Hierakonpolis tenían pseudoacondroplasia, una condición que ocurre una vez cada 30.000 nacimientos en la actualidad. Debido a que la afección a veces es hereditaria, Pieri dice que la pareja podría haber estado relacionada.

      Incluso el paladar hendido, considerado una deformidad en la actualidad, puede haber sido visto de manera diferente en el pasado. Erika Molnar, paleopatóloga de la Universidad de Szeged en Hungría, describió a un hombre que nació con un paladar hendido severo y espina bífida completa alrededor del año 900 d.C. en el centro de Hungría. Amamantar cuando era un bebé y comer y beber más tarde en la vida habría sido extremadamente difícil para él, pero vivió mucho después de cumplir los 18 años. Fue enterrado con un rico ajuar funerario y un caballo que también tenía un hocico visiblemente retorcido conocido como "boca torcida".

      "¿Fue su supervivencia el resultado de un alto rango social al nacer, o el alto rango fue el resultado de su deformidad?" Pregunta Molnar. "Su posición única podría haber sido consecuencia de sus características físicas poco comunes".

      Los casos arqueológicos también pueden ofrecer una nueva perspectiva sobre las enfermedades raras en la actualidad. El año pasado, el genetista del Trinity College de Dublín, Dan Bradley, publicó ADN antiguo de cuatro antiguos irlandeses. Una era una mujer adulta del Neolítico enterrada entre 3343 y 3020 a. C. en una tumba coronada con enormes piedras cerca de Belfast, los otros tres eran hombres enterrados en una tumba en una isla frente a la costa de Irlanda del Norte entre aproximadamente 2000 y 1500 a. C. Aunque el ADN mostró que los esqueletos eran de diferentes poblaciones, gracias a un recambio genético espectacular, las cuatro personas portaban el gen que causa la hemocromatosis, una afección poco común que hace que se acumule un exceso de hierro en la sangre.

      En la actualidad, Irlanda tiene las tasas más altas del mundo de esa mutación. Bradley sugiere que el gen puede tener alguna ventaja, tal vez ayudando a proteger contra enfermedades bacterianas o aumentando la retención de hierro en ambientes con mala alimentación. Comprender por qué aparecen afecciones raras en ciertos lugares "puede ayudar a los investigadores de hoy a comprender mejor esta carga genética", dice.

      Los organizadores de la conferencia, la paleopatóloga Julia Gresky y el bioarqueólogo Emmanuele Petiti del Instituto Arqueológico Alemán aquí, están trabajando con colegas para establecer una base de datos centralizada para compartir datos sobre casos individuales antiguos. El objetivo es reconocer patrones acumulando datos comparables. "Es el mismo problema que tienen los médicos hoy", dice Gresky. "Si quiere trabajar en enfermedades raras, necesita suficientes pacientes; de lo contrario, es solo un estudio de caso".


      Ver el vídeo: Érase una vez..El Hombre. El Neolítico y el fin de la prehistoria.